Nueva York- El petróleo cayó este miércoles presionado por un incremento en las existencias de crudo en Estados Unidos y por débiles datos económicos en ese país y en Europa que alimentaron los temores por la demanda.

En Londres, el crudo Brent para junio cedió 1.46 dólares, para cerrar en 118.20 dólares.

El contrato está muy por debajo de máximos en el año de 128.40 dólares vistos el 1 de marzo.

El petróleo estadounidense para junio cedió 94 centavos, a 105.22 dólares.

El contrato cayó a mínimos de sesión de 104.91 dólares y ha descendido desde máximos este año de 110.55 dólares, vistos el 1 de marzo.

"A los actuales niveles, el petróleo estadounidense está fluctuando en la mitad de un reciente rango de cotización, con la resistencia entre 106 y 109 dólares", dijo Rich Alexander, de Zaner Group en Chicago.

Las empresas de Estados Unidos contrataron mucho menos personal que el esperado en abril, sólo 119,000 personas, la peor cifra en siete meses que se sumó a las preocupaciones respecto a que la economía ha ido perdiendo su impulso.

A eso se sumó que los nuevos pedidos recibidos en las fábricas estadounidenses cayeron en marzo a su tasa más fuerte en tres años, al desplomarse la demanda por equipos para el transporte y varios otros productos.

En tanto, las existencias de petróleo en Estados Unidos subieron la semana pasada por sexta vez consecutiva y anotaron su mayor nivel desde 1990, mientras que las reservas en Cushing, Oklahoma se dispararon a niveles récord, mostró el miércoles un informe de la gubernamental Administración de Información de Energía.

De otro lado, las fábricas de la zona euro se hundieron aún más en el fango el mes pasado, pero la industria manufacturera de Asia aceleró su ritmo para responder a la creciente demanda proveniente de Estados Unidos y China, lo que dejó en evidencia la creciente brecha entre Europa y el resto del mundo.

Aparte, las persistentes preocupaciones sobre el panorama de China, el segundo consumidor mundial de petróleo detrás de Estados Unidos, también presionaron al crudo.

Aparte, los temores a una perturbación del suministro de Irán han disminuido un poco en las últimas semanas, con palabras más conciliadoras tanto desde Teherán como desde Jerusalén, lo que afectó también a los precios del crudo.

ros