El petróleo caía este jueves más de 6%, luego de que las naciones consumidoras anunciaron la liberación de sus reservas de emergencia de crudo para ayudar a la economía global.

El petróleo retrocedió a su menor nivel desde febrero -antes que se interrumpiera la producción de Libia por una guerra civil- luego de que la Agencia Internacional de Energía (AIE) anunció que inyectaría 60 millones de barriles al mercado global, incrementando el suministro mundial en 2.5% el próximo mes.

Los futuros del crudo Brent para agosto cayeron más de 8 dólares tras conocerse la noticia, pero luego recortó sus pérdidas y bajaba 5.91 dólares a 108.33 dólares por barril.

Operadores creen que la liberación de las reservas tendría efecto directo e inmediato en el Brent.

El crudo estadounidense para agosto caía 3.77 dólares, a 91.64 dólares por barril. Los precios estaban más de 20% por debajo de su techo de 114 dólares alcanzado a inicios de mayo.

La medida sorprendió a los operadores que esperaban que la AIE dé más tiempo a Arabia Saudita para suplir el suministro faltante luego de que la OPEP fracasó en incrementar su producción en una reunión a inicios de junio.

"Estoy realmente sorprendido. Todo el mundo ha estado diciendo que tienen suficientes reservas. Esto debería mantener el WTI (crudo de Estados Unidos) debajo de los 100 dólares (por barril), pero realmente queremos al Brent ahí, y esto debería ayudar", dijo Robert Montefusco, operador de Sucden Financial.

La medida se anunció cuando el petróleo ya estaba cayendo fuertemente, en medio de preocupaciones sobre la demanda mundial de combustible, luego de que los pedidos de subsidios de desempleo subieron más de lo esperado en Estados Unidos.

Esto se sumó a unos pronósticos de menor crecimiento en el país norteamericano y una desaceleración del sector manufacturero chino.

Las nuevas solicitudes de subsidio de desempleo subieron más de lo esperado la semana pasada, mostró el jueves un informe del Gobierno que sugirió pocas mejoras en el mercado laboral este mes tras un desplome del sector en mayo