Los futuros del petróleo perdieron el miércoles más de 1%, extendiendo la baja de más de 3% de la sesión previa, después de que datos del gobierno de Estados Unidos mostraron un gran aumento de los inventarios de productos refinados.

Los futuros del crudo Brent cayeron 69 centavos, o 1.07%, a 63.66 dólares por barril, mientras que los futuros del West Texas Intermediate perdieron 84 centavos, o 1.46%, a 56.78 por barril. Ambos contratos se desplomaron más de 3% el martes.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación perdió 2%, o 1.19 dólares, para cotizar en 58.21 dólares el barril. La gasolina en Estados Unidos cayó 0.69%, a 1.8787 dólares el galón. Datos entregados el miércoles por la Administración de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés) mostraron una caída mayor que la esperada de las existencias de crudo la semana pasada, el enorme incremento de los inventarios de productos refinados mantuvo bajos los precios.

Las existencias de petróleo de Estados Unidos cayeron 3.1 millones de barriles, mostró el reporte de la EIA, por sobre el descenso de 2.7 millones de barriles esperado por analistas.

Los inventarios de gasolina crecieron en 3.6 millones, lo que se compara con las expectativas de analistas consultados en un sondeo Reuters por una caída de 925,000 barriles.

Las existencias de destilados aumentaron en 5.7 millones de barriles, mucho más que el alza prevista de 613,000 barriles, mostraron los datos. La producción de crudo fue interrumpida parcialmente la semana pasada por el paso de Barry, que tocó tierra en la mañana del sábado en el centro de Luisiana como un huracán categoría 1.

Más de la mitad del bombeo de petróleo del golfo de México permanecía fuera de línea el martes, indicó la Oficina de Control de las Normas de Seguridad y Medio Ambiente (BSEE, por su sigla en inglés).

Los precios del crudo cayeron el martes después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que había avances con Irán, lo que indica que la tensión puede bajar en Oriente Medio.