El crudo Brent tocó su mayor nivel en más de cinco semanas este martes, mientras que el petróleo estadounidense subió más de 2%, debido a que datos de China y Estados Unidos calmaron los temores por la economía global y la amenaza a la demanda petrolera.

La producción industrial de China superó en mayo las expectativas del mercado, al crecer 13.3% interanual, a pesar de que retrocedió levemente respecto a abril.

La inflación en el gigante asiático alcanzó un máximo de 34 meses de 5.5% anual, pero los inversores minimizaron el impacto de un nuevo incremento de las exigencias de reservas a bancos del banco central de China.

Aunque las ventas minoristas en Estados Unidos cayeron en mayo por primera vez en 11 meses, el descenso fue menor al esperado. Los precios al productor aumentaron menos de lo previsto, un fuerte revés comparado con abril.

El crudo Brent superó al estadounidense temprano en la sesión e impulsó el diferencial entre ambos contratos a un récord de más de 22 dólares por barril.

Las interrupciones de suministro en Libia y Nigeria y la poca disponibilidad de embarques en el Mar del Norte han ayudado al Brent a mantenerse al alza.

El crudo Brent para julio subió 1.06 dólares, para cerrar en 120.16 dólares por barril, su mayor nivel desde el 4 de mayo, el día anterior a que se hundiera más de 10 dólares en una corrección sin precedentes.

El petróleo estadounidense ganó 2.07 dólares, para terminar en 99.37 dólares por barril. Tras el cierre, los futuros ampliaron sus ganancias, luego de que un informe mostró una caída mucho mayor a la esperada de los inventarios de petróleo la semana pasada.

Sumándose al sentimiento positivo en el mercado, los reportes económicos ayudaron a impulsar las acciones en Estados Unidos en más de 1%, luego de anotar seis declives semanales consecutivos.

La debilidad del dólar también impulsó los precios del petróleo en moneda estadounidense, al tiempo que el euro y las divisas de alto rendimiento fueron apuntaladas por una mejora en el apetito por el riesgo después de que los datos de China calmaron las preocupaciones por el crecimiento global.

La demanda de crudo de China superó en mayo los 9 millones de barriles por día por séptimo mes consecutivo, lo que sugiere la persistencia de una fuerte demanda, a pesar de la desaceleración del crecimiento de la segunda mayor economía del mundo.

Pero cálculos de Reuters en base a datos preliminares del Gobierno mostraron que, si bien la demanda de petróleo en mayo aumentó respecto del año pasado, la tasa de crecimiento se desaceleró a su menor nivel desde octubre y la demanda retrocedió ligeramente desde abril.