Los precios del petróleo operaron con pocos cambios el jueves durante una sesión de poco volumen de operaciones, pero cerraron una semana en la que el barril se recuperó de buena parte de las pérdidas de marzo, ante mejores expectativas de que el suministro y la demanda estén cerca de quedar equilibrados.

Sin embargo, el número de plataformas petroleras activas en Estados Unidos subió a un máximo de dos años, según un reporte de la firma Baker Hughes, lo que amenaza el equilibrio del mercado.

Los futuros del crudo referencial Brent cerraron con un aumento de apenas 3 centavos a 55.89 dólares el barril, después de haber escalado el miércoles a un techo de un mes.

El petróleo WTI de Estados Unidos terminó la jornada con un avance de 7 centavos a 53.18 dólares por barril. Ambos referenciales anotaron su tercera ganancia semanal consecutiva.

El mercado permaneció cerrado el viernes por Viernes Santo.

El mercado energético ha estado sobreabastecido desde mediados del 2014, lo que ha llevado a la Organización de Países Exportadores del Petróleo (OPEP) y naciones productoras fuera del grupo a pactar un recorte del bombeo que se extenderá por los primeros seis meses del 2017.

La OPEP se reunirá el 25 de mayo para considerar una extensión del acuerdo de recortes de suministros más allá de junio. Arabia Saudita, Kuwait y la mayoría de otros miembros de la OPEP se inclinan por un aplazamiento del pacto si otros productores se suman al compromiso, dijeron el mes pasado fuentes del cártel a Reuters.

El jueves, la Agencia Internacional de Energía (AIE) refirió en un reporte que el suministro y la demanda en el mercado global estaban cerca de alcanzar un equilibrio, luego de una caída de los inventarios de crudo registrada en países desarrollados durante marzo.

El cartel impulsó un acuerdo de reducción a la producción petrolera de 1.2 millones de barriles por día (bpd) durante seis meses, vigente desde el 1 de enero.