Los precios del barril avanzaron el miércoles por quinto día, apoyados por un descenso en las existencias en Estados Unidos y la decisión de la Reserva Federal de bajar sus tasas de interés por primera vez en más de 10 años.

Al cierre, el crudo referencial internacional Brent anotó una ganancia de 45 centavos, a 65.17 dólares el barril. En el mes, el Brent anotó un declive de 2.1 por ciento.

El West Texas Intermediate subió 53 centavos, a 58.58 dólares por barril, para acumular un retroceso de 0.91% en el mes.

Los inventarios de crudo de Estados Unidos bajaron por séptima semana consecutiva en 8.5 millones de barriles, informó la Administración de Información de Energía, superando con creces las expectativas de analistas de un descenso de 2.6 millones de barriles.

La caída se dio pese a que la producción costa afuera se reinició después de los efectos del huracán Barry.

“Son números optimistas. La nueva gran caída en el crudo es destacable considerando que la producción de petróleo en Estados Unidos rebotó significativamente después del huracán Barry”, dijo Carsten Fritsch, analista de petróleo de Commerzbank.

La mezcla mexicana reflejó un aumento de 1.64%, o 0.96 centavos, a 59.63 dólares por barril.

Mientras que la gasolina estadounidense subió 0.27%, a 1.9020 dólares por galón.

Después de dos días de reunión, la Fed recortó las tasas de interés citando las preocupaciones sobre el curso de la economía global y una débil inflación en Estados Unidos.

El banco central indicó que está listo para reducir más los costos del crédito si así se requiere.

“El movimiento se anticipó durante mucho tiempo y representa una doble bendición para los precios del petróleo: por un lado, debería alentar la demanda de petróleo de Estados Unidos y, por otro, aplicará una presión a la baja sobre el dólar”, dijo el analista de PVM Oil Associates Stephen Brennock.

La Fed informó que el recorte de tasas debería ayudar a la inflación a volver a su objetivo de 2%, aunque las incertidumbres sobre ese panorama siguen vigentes.