Los precios del petróleo cayeron el viernes tras informaciones sobre la posibilidad de que el gobierno de Donald Trump decida limitar las inversiones de Estados Unidos en China, una medida que podría desatar una nueva escalada en la guerra comercial entre ambos países.

El barril de Brent del Mar del Norte para entrega en noviembre terminó a 61.91 dólares en Londres, una baja de 1.32%, u 83 centavos en relación con el cierre del jueves.

En Nueva York, el barril estadounidense de WTI, también para entrega en noviembre, cerró a 55.91 dólares, una caída de 0.89%, o 50 centavos por debajo del precio de la víspera.

En el conjunto de la semana, el Brent perdió 3.8%, al igual que el WTI.

Por su parte, la mezcla mexicana de exportación cerró la última jornada hábil de la semana con caída de 4.97%, o 3 dólares, a 57.58 dólares el barril.

Según la agencia Bloomberg, que cita a personas cercanas a la discusión, altos funcionarios estadounidenses “están discutiendo sobre las maneras de limitar los flujos de las carteras de los inversores estadounidenses hacia China”.

Una medida de ese tipo tensaría aún más las relaciones entre Pekín y Washington, que desde hace 18 meses mantienen una agria disputa comercial, y tendrían consecuencias sobre la demanda mundial de petróleo.

Los precios del crudo ya habían retrocedido fuertemente durante la sesión del viernes, cayendo a sus niveles previos al ataque a las instalaciones petroleras del 14 de septiembre, tras la difusión de informaciones que dejaban presagiar una disminución de la conflictividad en Medio Oriente.

Según el Wall Street Journal, Arabia Saudita habría aceptado la instauración de un cese al fuego parcial en cuatro regiones de Yemen, entre ellas la capital Saná. Si resultara exitoso, Riad extendería el cese al fuego a otras regiones.