El petróleo de Estados Unidos frenaba su avance este viernes, luego de que un descenso en las ventas de casas pendientes en ese país alentó nuevas preocupaciones sobre la recuperación del mayor consumidor mundial de energía, después de que el débil dólar impulsó los precios al inicio del día.

Los futuros de crudo Brent cedían 5 centavos, a 115.00 dólares por barril, después de tocar más temprano 115.68 dólares.

El crudo estadounidense ganaba 9 centavos, a 100.32 dólares, tras haber anotado máximos intradía de 101.24 dólares.

Un sondeo de Reuters a economistas había estimado un descenso de apenas 1% en las ventas pendientes de casas en Estados Unidos, que se desplomaron 11.6 por ciento.

El petróleo fue impulsado más temprano por la debilidad del dólar, mientras que el euro escaló a máximos de sesión, al tiempo que un miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) dijo que Grecia podría seguir siendo solvente si se ajusta a su programa de deuda.

Analistas dijeron que los precios podrían mantenerse volátiles en medio de escasos volúmenes, antes de un feriado local el lunes en Estados Unidos, y que la dirección provendría mayormente del dólar.

"Esperamos ver un bajo volumen hoy y mientras el mercado cambiario se mantenga volátil esto influirá en los precios", dijo Olivier Jakob, de Petromatrix.

Los analistas esperaban un volumen de negocios reducido antes del feriado del lunes, que también marca el inicio de la temporada de verano boreal en la que muchos estadounidenses salen de vacaciones en auto, aumentando la demanda de gasolina.

En tanto, los líderes del G-8 destacaron este viernes que mientras que la recuperación global de la economía se torna más "autosostenible", los altos precios de las materias primas podrían afectar al crecimiento.

Las preocupaciones por la recuperación económica, sumadas a los temores por la demanda ante la crisis de deuda de la zona euro y decepcionantes datos económicos en Estados Unidos, han limitado las ganancias del petróleo.

Los mercados financieros se espantaron el jueves cuando Jean-Claude Juncker, quien encabeza el foro de ministros de Finanzas de la zona euro, advirtió que el Fondo Monetario Internacional podría retener su contribución para un tramo de ayuda financiera que Grecia necesita.