El petróleo caía este viernes y se encaminaba a su mayor baja semanal en mes y medio, pues la débil perspectiva económica y la crisis de deuda europea arrastraron los precios del crudo estadounidense a su menor nivel en cuatro meses.

El crudo Brent para agosto operaba con baja de 96 centavos, a 113,06 dólares por barril, recuperando algunas pérdidas desde la marca de 111.05 dólares que vio más temprano en la jornada.

El crudo estadounidense ha caído casi 6% esta semana, alcanzando su menor nivel desde febrero, cuando surgió la violencia en Libia, y limitando las ganancias de este año a menos de 2 por ciento.

Los futuros de crudo estadounidense para julio cedían 2.68 dólares, a 92.27 dólares por barril, tras retroceder a 92.12 dólares más temprano en la jornada.

"El crudo estadounidense ha caído por debajo de un reciente rango de 95-105 dólares y parece que dentro de poco perderá otros 5 dólares", dijo Gene McGillian, analista de Tradition Energy.

El petróleo no se benefició del retroceso de más de 1% en el dólar y el alza de las acciones, con muchos analistas adoptando una postura más pesimista en torno a una resolución de la crisis de deuda de Grecia.

Otros mercados escalaron ante las señales de progreso en Grecia, luego de que el primer ministro griego, George Papandreou, sacrificó este viernes a su impopular ministro de Finanzas y dio la cartera a su principal rival en el partido socialista en un intento por lograr la aprobación de un plan de austeridad para evitar así la bancarrota del país.

La reducción que hizo el Fondo Monetario Internacional (FMI) de su proyección para el crecimiento de la economía estadounidense y advirtió a Washington y a otras economías endeudadas de Europa que están "jugando con fuego", a menos que tomen medidas inmediatas para reducir sus déficits.