El petróleo cerró el viernes con leve alza en una semana marcada por los tensión con Irán, una tormenta tropical en Estados Unidos y el persistente temor por la demanda.

El barril de Brent del mar del Norte para entrega en setiembre aumentó 0.3% al ganar 20 centavos a 66.72 dólares en el mercado de Londres.

En el de Nueva York el barril de WTI para agosto subió 1% a 60.21 dólares.

En el acumulado semanal el Brent subió 3.9% y el WTI 4.7 por ciento.

"Los astros se alinearon esta semana para hacer subir los precios", dijo Martijn Rats de Morgan Stanley.

Los mercados estuvieron tonificados por declaraciones del presidente de la Fed Jerome Powell en las que confirmó la posible rebaja de las tasas de interés de Estados Unidos para enfrentar mejor los problemas comerciales y el enlentecimiento del crecimiento mundial.

Las afirmaciones de Powell elevaron las acciones de Wall Street a niveles récord y esa voracidad de los inversores se trasladó al petróleo que es un activo considerado de riesgo.

A favor de los precios se sumó una tormenta tropical en el golfo de México que obligó a parar refinerías que procesan el 58% del crudo estadounidense.

Y desde el punto de vista geopolítico, la creciente tensión entre Estados y Teherán hace temer un conflicto mayor en una zona clave para el abastecimiento mundial de crudo.