La crisis sociopolítica que desde hace más de un año azota a Nicaragua ha golpeado también a grandes firmas mexicanas con negocios en el país.

Tres de las empresas mexicanas más grandes que operan en la nación centroamericana reportaron una disminución de sus ventas en el segundo trimestre de 2019, en momentos en que Nicaragua se encuentra hundida en una recesión.

Desde que iniciaron las protestas contra el presidente Daniel Ortega en abril de 2018, la cementera Cemex Latam Holdings (CLH) ha alertado de los efectos de la inestabilidad sociopolítica en el sector de la construcción, que el año pasado se contrajo un 21%, según datos del banco central.

"La crisis sigue sin resolverse y continúa afectando la actividad económica, incluyendo la demanda de cemento", se lamentó la compañía, subsidiaria de la gigante mexicana Cemex, en su informe de resultados del segundo trimestre.

Las manifestaciones, que han dejado cientos de muertos, también han arrastrado a la frágil economía nicaragüense, que el año pasado se contrajo un 3.8%, según datos del Banco Mundial. Para el 2019 el organismo espera un descalabro adicional del 5 por ciento.

"Nicaragua continúa operando en un ambiente muy desafiante", afirmó en una llamada con analistas Constantino Spas, director de Finanzas de la embotelladora Coca-Cola FEMSA (KOF) , que desde el primer trimestre del año viene reportando disminuciones en sus volúmenes de venta de bebidas en el país.

En 2018, el comercio en la nación centroamericana cayó un 11.4%, de acuerdo con cifras oficiales. Según especialistas, entre las actividades más golpeadas se encuentran el turismo, la distribución de algunos bienes, así como la industria.

"Vivimos una crisis de confianza caracterizada por una enorme incertidumbre entre los consumidores e inversionistas", dijo José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) nicaragüense.

En medio del caos, la gigante mexicana de las telecomunicaciones América Móvil, del magnate Carlos Slim, reportó una caída del 7.1% en sus ingresos por servicios del segundo trimestre, tras desconectar más de 400,000 suscriptores de telefonía móvil.

"La gente sigue saliendo a comprar"

Sin embargo, el débil desempeño parece no haber golpeado a todos los sectores por igual.

La gigante minorista Wal-Mart de México (Walmex) dijo que sus ventas en el país ayudaron a impulsar sus ingresos en la región de Centroamérica, que crecieron en el segundo trimestre un 4.9% interanual.

"Una de sus cualidades es que se encuentra en un sector sumamente defensivo", dijo Valentín Mendoza, analista del grupo financiero Banorte.

"Buena parte de sus ventas provienen de productos de consumo básico y normalmente lo que tiende a pasar en un escenario complicado como el que vive Nicaragua es que al final la gente sigue saliendo a comprar alimentos", agregó.

Algo muy parecido ocurrió en el periodo con el fabricante de productos lácteos Grupo Lala, cuyo repunte en sus ventas en Nicaragua también ayudó a empujar los ingresos trimestrales del total de sus operaciones la región.

"Este es el primer trimestre que considera la crisis en Nicaragua mostrando señales tempranas de una recuperación", dijo a analistas Alberto Arellano, vicepresidente de Finanzas de la compañía.