Será antes de finales de año, cuando Credit Suisse emita un nuevo instrumento financiero en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) destinado a otorgar financiamiento al sector inmobiliario del país.

Mediante el vehículo, la institución financiera listará Certificados Bursátiles Fiduciarios Inmobiliarios (CBFI) por hasta 500 millones de dólares.

Al apalancar el capital dos a uno, tendrá una capacidad total para otorgar créditos por hasta 1,500 millones de dólares.

La actividad que vamos a realizar es de financiamiento a bienes raíces inmobiliarios generadores de rentas. Esto es lo que hacen los fibras hipotecarios , explicó en entrevista Alejandro Rodríguez, director de Gestión de Activos de Credit Suisse.

Estimó que si otorgan créditos de entre 40 y 50 millones de dólares en promedio, extenderían alrededor de 40 a 50 préstamos diferentes, aunque dependerán de las condiciones de cada contrato.

El nuevo fondo, acotó, será en una primera etapa un CBFI. Una figura similar al CKD, que permite hacer llamadas de capital.

Una vez que la cartera esté totalmente ajustada, tomaría alrededor de tres años para crear un vehículo de capital permanente que pueda parecerse o sea finalmente una fibra hipotecario.

Los créditos del fondo de Credit Suisse estarán destinados a fondear a desarrolladores inmobiliarios de naves industriales, oficinas, centros comerciales y hoteles.

El objetivo es otorgar diferentes tipos de créditos para la construcción o adquisición de propiedades, así como para refinanciamiento. El financiamiento que otorgue a cada desarrollador estará garantizado con los flujos que generan las rentas.

Tasas más altas

Raúl Gallegos, director ejecutivo de Gestión de Activos de la firma de servicios financieros en México con sede en Zúrich, Suiza, refirió que el nuevo vehículo ofrecería tasas de interés ajustadas al riesgo.

Son tasas un poco más altas a las que otorgan los bancos porque vamos a tomar un poco más de riesgo. Vamos a financiar una etapa más temprana los proyectos. Sin embargo, es un financiamiento que le agrega mucho valor al dueño y desarrollador de la propiedad porque le da capacidad para crecer e invertir en otros proyectos , puntualizó Raúl Gallegos.

Para no incurrir en un desajuste, el fondeo irá aparejado a las fuentes de repago o servicio de la deuda. Si las rentas que se cobran por los inmuebles están denominadas en pesos, el financiamiento será en pesos y si están en dólares -como la naves industriales- igualmente el crédito otorgado será en dólares.

Entre los potenciales inversionistas del nuevo vehículo de Credit Suisse están las administradoras de fondos para el retiro (afore), aseguradoras, así como otros inversionistas institucionales.

Eventualmente cuando sea un vehículo permanente entrarán todo tipo de inversionistas, similares a los que están con los fideicomisos de inversión y bienes raíces (fibras) , dijo Gallegos.

Se sofistica el mercado

Por su parte, Alejandro Rodríguez celebró la instrumentación del nuevo vehículo, pues aunque en el mercado de capital hay un número importante de productos destinados a financiar el real estate en México, actualmente no existe uno similar en el segmento de duda: Es una oferta muy completa, redondeada y coherente .

Los directivos de la institución consideraron que es el momento adecuado para lanzar el vehículo, en un mercado que se ha institucionalizado y sofisticando en los últimos 20 años.

Es el momento adecuado para traer al mercado un vehículo especializado como este, no solo aprovechando la salida de GE Capital Real Estate México del sector, también por las buenas perspectivas del sector (...) para dar créditos de alta calidad que sean muy seguros, con un retorno muy adecuado para los inversionistas , dijo el director ejecutivo de Gestión de Activos.

Credit Suisse estima que en el mercado de financiamiento enfocado al segmento de bienes raíces en México valdría 24 millones de dólares, el cual es atendido actualmente por el sector bancario y asegurador.

[email protected]