A medida que se acerque el 1 de julio, cuando se celebren las elecciones para elegir al nuevo presidente de México, la volatilidad e incertidumbre crecerá en el mercado mexicano, pero será un efecto de corto plazo, coincidieron directivos de casas de bolsa.

Hoy, dijeron, los inversionistas están dando prioridad a otros temas como la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el alza en la tasa de interés en el país vecino del norte.

“Las elecciones presidenciales del 1 julio son una variable que todavía no está incorporada. Los mercados se han comportado en función de temas internaciones y en algunos locales como la evolución del TLCAN”, explicó Carlos Ponce, director general de análisis de estrategia bursátil de Ve por más.

“En los comicios del 2006 y 2012, a medida que se acercaba la fecha de las elecciones, los inversionistas manifestaron precaución que se reflejó en la presión en el tipo de cambio y en una baja en la Bolsa Mexicana de Valores. No tiene que ser nuevamente igual, pero eso sucedió en esos años en donde había cierta similitud en el proceso”, añadió Ponce.

Puntualizó que en los próximos debates las posturas de los cinco candidatos presidenciales serán más precisas y en esa medida habría mayor visión sobre sus propuestas.

Tlcan, primero

Carlos González, director del área de Análisis de Monex, coincidió en que podría haber mayor nerviosismo en el mercado por las elecciones mexicanas en el corto plazo. Dijo que por ahora el foco de los inversionistas está en eventos internacionales como la negociación del TLCAN, el incremento de tasas en EU.

Ambos directivos consideraron que el eventual triunfo del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), elevará el nerviosismo en el mercado, cuyas propuestas de campaña incluyen revisar los contratos petroleros vigentes, cambios a las reformas energética, trabajo y educación, así como cancelar la construcción del nuevo aeropuerto internacional en la Ciudad de México y acabar con la corrupción, entre otros puntos.

Las encuestas más recientes muestran que López Obrador encabeza las preferencias con una intención de voto de 39%, según Parametría, por delante de 25% del aspirante de la coalición Por México al frente, Ricardo Anaya, y de 14% del candidato Todos por México, José Antonio Meade.

El escenario con AMLO ganador tiene implicaciones negativas, explican los especialistas, porque sus propuestas de campaña afectan la confianza de los inversionistas, lo que se reflejaría en la BMV.

“En caso del triunfo de AMLO seguramente habrá en diferentes proporciones algún efecto. Podría haber incertidumbre en cuanto a las inversiones por el modelo económico que propone y por la incertidumbre que genera la posibilidad de revertir las reformas estructurales que tanto se tardaron en implementar en el país”, expresó Carlos González.

“La lógica hace suponer que el eventual triunfo de AMLO debería tener cierta afectación, pero la volatilidad y la precaución del mercado en general, posiblemente se vea desde antes porque el mercado suele anticiparse como una forma de precaución”, explicó Carlos Ponce.

las favoritas

Especialistas de Barclays también anticipan volatilidad en las acciones mexicanas. De las emisoras bajo cobertura, recomienda acciones de compañías mexicanas con una participación de mercado dominante, con una unidad extranjera rentable, que generan rendimientos atractivos y una balanza comercial positiva en dólares.

Entre las favoritas que reúnen esas características están Arca Continental, Walmex, América Móvil, Fomento Económico Mexicano, además de Cemex Mexichem, Grupo Aeroportuario del Pacifico, Gruma y Cuervo.

[email protected]