La desarrolladora de vivienda, Vinte, informó que en el primer trimestre del año sus ingresos y flujo operativo (EBITDA) aumentaron 3.2 y 0.2%, al alcanzar 616 millones de pesos y 136 millones, respectivamente, esto al compararse con igual periodo del 2016.

Los resultados se vieron impactados por la disminución de 32% en los subsidios a la vivienda y a una baja en la colocación de créditos por parte de Fovissste, institución encargada de otorgar hipotecas a los trabajadores al servicio del Estado.

Entre enero y marzo, escrituró 897 viviendas, una más que en los mismos meses del año pasado cuando reportó 896.

A pesar del incremento en las tasas de interés de los créditos hipotecarios, la emisora no observó caída en la demanda de vivienda del segmento medio que tiene un precio promedio de 635,000 pesos.

Añadió, en su reporte enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), que su utilidad tuvo un avance de 3.2% en la comparación anual, al ubicarse en 82 millones de pesos.

Estimamos que a partir del segundo trimestre del 2017 observaremos un mayor dinamismo en el sector por el incremento en el monto máximo de crédito de hasta 70% por parte del Infonavit , confió la desarrolladora en su reporte.

También se espera un mejor panorama porque el Fovissste autorizó 30,000 créditos hipotecarios adicionales para el 2017, además de la aprobación del segundo crédito por parte de dicho instituto.

Considerando nuestra flexibilidad operativa para ajustarnos ante los cambios en el entorno, una sólida posición financiera y después de un resiliente inicio de año por un retador ambiente confirmamos los estimados de nuestra Guía 2017, anticipando un firme dinamismo en vivienda media hacia el tercer trimestre derivado de nuestros proyectos en proceso de maduración , confió el director general de la desarrolladora, Sergio Leal.

valores@eleconomista.mx