México alcanzó el mejor momento de atracción de inversiones y confianza empresarial en este año, a pesar de la incertidumbre por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la volatilidad internacional, afirmó Olivier Hache, socio líder de Transacciones, Fusiones y Adquisiciones de Ernest & Young (EY).

Agregó que se prevé que  firmas foráneas realicen cerca de 100 fusiones o adquisiciones, por un valor de 10,000 millones de dólares durante los próximos 12 meses

De acuerdo con el Barómetro de Confianza de Capital Global hasta abril del 2018, realizado por EY —aplicado a 2,500 empresas a nivel global— México aumentó 30% en el interés de los empresarios de llevar a cabo transacciones, respecto al año previo.

Así, México ingresó al top cinco como destino atractivo de inversiones, después de Argentina, Canadá, Estados Unidos y Brasil, que encabeza la preferencia.

México se volvió más atractivo para europeas y asiáticas, sobre todo por la puesta en marcha del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, al pasar de una preferencia de 56% de inversionistas a 76% de empresas que pretenden o concretarán adquisiciones en los siguientes meses.

En el 2013, México en Latinoamérica, fuera de Brasil, no era un destino electo para la inversión, con 39% de los encuestados que lo consideraban como opción. “Desde que empezamos el estudio en México, en octubre del 2013, estamos en el punto más alto; a pesar del entorno de incertidumbre que podría poner presión sobre la economía en general y los temas de fusiones y adquisiciones, sí son los mejores resultados desde que comenzamos a hacer esta encuesta”, destacó.

Sector energético, a la cabeza

En conferencia de prensa, Olivier Hache precisó que entre los negocios a desarrollar en México se encuentran los del sector energético, seguido por retail y productos de consumo, industria de la salud, servicios financieros e industria manufacturera en general.

El optimismo persiste entre tres cuartas partes de ejecutivos mexicanos, con intención de realizar transacciones.

Si bien las compañías mexicanas están preocupadas por las próximas elecciones o la renegociación del TLCAN, estas inquietudes no se ven reflejadas en el Barómetro de Confianza del Capital.

De hecho, afirmó, las empresas muestran capacidad de adaptación a la incertidumbre continua.

“Las elecciones en EU en el 2016 enseñaron a los corporativos mexicanos una lección valiosa en términos de adaptación y resiliencia. Ponen más atención en las métricas de los negocios que en la política, fortalecen sus negocios centrales y refuerzan sus carteras para hacer frente a cualquier situación”, reveló.

En cuanto a la expectativa de la reciente guerra comercial, Hache sostuvo que las amenazas proteccionistas del presidente de EU, Donald Trump, “no han tenido consecuencias”, y hasta el momento “son situaciones anecdóticas”.


lgonzalez@eleconomista.com.mx