El mercado de materias primas del sector energético sufrirá cambios por la crisis sanitaria y económica provocada por el Covid-19, según un reporte de Fitch, que advierte que en el sector del petróleo y el gas, la pandemia cambiará la trayectoria de la demanda a largo plazo.

“El impacto negativo en la industria de la aviación significa que la demanda de combustible volverá a los niveles de 2019 hasta el 2024, según nuestra actualización. El crecimiento de la demanda total de combustible se ralentizará hasta muy por debajo de los promedios históricos. En cuanto a los precios del petróleo, se prevé que aumentarán a medida que mejoren los fundamentos en los próximos años si la OPEP + puede mantener los niveles de producción moderados. Los precios suben a medida que los cierres por Covid-19 se alivian y la demanda vuelve”, acotó.

Las fuertes medidas de confinamiento para evitar una mayor dispersión del virus este año, que provocaron la parálisis en la movilidad a nivel global, han tirado los precios del petróleo.

En lo que va del 2020 el WTI cae 33.39% a 40.96 dólares por barril, el Brent tiene una fuerte baja de 34.91% a 43.16 dólares, y el crudo mexicano retrocede 34.10% a 38.01 dólares, según datos de Refinitiv y de Pemex.

Esto se refleja también en el perfil de las compañías del sector, aunque el panorama crediticio se mantiene estable.

Según Moody’s, se anticipa que la capacidad de inversión se mantenga limitada.

Para América Latina la calificadora anticipa una recuperación en los precios del crudo en el 2021 año y una pequeña mejoría en la producción.

“El EBITDA agregado para las cuatro principales compañías del sector en América Latina tendrá un alza de cerca de 25% en 2021, tras un choque en la oferta y demanda que tirará su EBITDA del 2020 hasta 44%”, indicó en un reporte.

El grupo conformado por Petrobras, Pemex, Ecopetrol y YPF reduciría su gasto en capital hasta en 10% de forma acumulada este año, para después aumentarlo cerca de 15% en 2021.

claudia.tejeda@eleconomista.mx