Japón llevará a cabo su mayor privatización en décadas con la salida a Bolsa de Japan Post, la compañía estatal de correos.

En su Oferta Pública Inicial (OPI), que tendrá lugar este miércoles, espera recaudar cerca de 12,000 millones de dólares.

Según la edición en línea del Wall Street Journal, Japan Post cuenta con más de 2 billones de dólares en activos y tiene un gran interés para los inversionistas que quieran invertir en una compañía respaldada por el gobierno.

Pero, entre sus debilidades, el WSJ refiere que tiene que entregar el correo sin importar los beneficios y que su unidad bancaria, Japan Post Bank, puede hacer préstamos a particulares.

En la OPI, el gobierno de Japón venderá 11% de las acciones de Japan Post al público y la compañía venderá 11% de las acciones de sus unidades de banca y seguros.

Esta salida a Bolsa ha generado un fuerte interés entre los inversionistas minoristas japoneses, muchos de los cuales están comprando acciones por primera vez gracias a la familiaridad con la compañía y al atractivo de los dividendos, que puede llegar hasta 2 por ciento.

En conjunto, las ofertas de acciones rondarán los 12,000 millones de dólares, haciendo que esta operación sea la mayor venta de activos del gobierno japonés en casi 30 años, indica el WSJ.

Japón planea vender como mucho dos tercios de la compañía y, en última instancia, se supone que las dos unidades financieras serán completamente privatizadas.

Japan Post Holdings quiere repetir los éxitos de la salida a Bolsa de Japan Tobacco, en 1994, o del operador de telecomunicaciones NTT y de su filial de servicios móviles NTT Docomo, según el diario económico Nikkei.

Japan Post deberá, por ley, mantener una red de 24,200 oficinas de correos, lo que no siempre responde a criterios económicos. Además, las filiales financieras no tienen la clientela adecuada, según los analistas. (Con información de agencias)

[email protected]