Desde una perspectiva de cambio climático, hay una clara tendencia de incrementar las inversiones en el área, con 68% de los inversionistas afirmando que incrementarán sus inversiones relacionadas con el cambio climático y bajo carbono, según una encuesta de HSBC sobre el mercado de finanzas verdes.

En Europa, por ejemplo, 97% de los corporativos encuestados por HSBC respondió que incrementará sus inversiones verdes, mientras que en Estados Unidos 85 por ciento.

Sin embargo, de manera abrumadora los entrevistados respondieron que existen una serie de barreras para que puedan incrementar sus inversiones verdes, como la falta o poca viabilidad de proyectos “realmente verdes”.

El sentimiento por parte de los inversionistas de que no existen proyectos viables o creíbles que sean verdes tiene que ver con que 66% de ellos no tiene bonos verdes en sus portafolios de inversión.

Como el mercado de bonos verdes es aún pequeño, con 232,200 millones de dólares, no es de sorprenderse que la mayoría de los encuestados no haya aún emitido bonos verdes.

Un problema para los inversionistas sigue siendo, según el estudio, que no hay suficiente revelación de estrategias verdes por parte de las empresas, por lo cual les crea desconfianza para invertir en ellas.

Mandatos verdes

La buena noticia para los corporativos que empiezan a revelar información sobre sus estrategias de finanzas verdes es que todos los inversionistas de la encuesta dijeron que la mitigación del impacto climático en sus portafolios es muy importante.

En la encuesta, sólo 37% de los inversionistas indicó que integran elementos de gobernanza, social y medio ambiental a sus portafolios, pero el porcentaje en cada tema varía por zona geográfica. Por ejemplo, en Asia y Oriente Medio sólo un cuarto de inversionistas integran estos temas en sus portafolios.

HSBC espera que ese porcentaje se incremente, pues muchos inversionistas institucionales buscan mandatos en temas verdes en muchos mercados internacionales.

Según el banco, se necesitarán muchos recursos para poder tener tecnología e infraestructura más eficiente y amigable con el medio ambiente con el fin de reducir la huella de carbono de las compañías e industrias en el mundo.

Las organizaciones y empresas europeas son las más activas en lo que se refiere a reducir el impacto del cambio climático, según la encuesta actitudes de corporativos e inversionistas sobre las finanzas sustentables, realizada por el banco británico HSBC.

En este sentido, 84% de los corporativos europeos aseguró tener una estrategia para combatir el cambio climático, comparado con apenas 28% de compañías del Oriente Medio.

Según el estudio, de las compañías que dijeron tener una estrategia sobre el impacto ambiental, sólo 43% la dio a conocer. De hecho, HSBC espera que esta situación cambie como resultado de la presión por parte de inversionistas y reguladores.

Mayor interés

También se les preguntó a los corporativos sobre la clase de incentivos que los invitaría a ser más transparentes en sus finanzas verdes. El mayor incentivo, por mucho, es el premio aplicado por el mercado de bonos verdes para proteger su inversión. Sin embargo, la segunda respuesta más recurrida fue “la presión de los inversionistas”. Adicionalmente, los grandes empresarios reconocen que reducir el impacto ambiental las hace ser más competitivas. De hecho, 61% de los encuestados por HSBC dijo que están ncrementando el nivel de revelación de sus estrategias de finanzas verdes.


valores@eleconomista.mx