El brote de coronavirus en China podría ser un cisne negro, aún más grande que la crisis financiera y la recesión del 2008-2009, evalúan analistas de Moody’s.

En un reporte, especialistas señalan que, a diferencia de la crisis hipotecaria de hace una década, nadie pudo predecir que a inicios del 2020 se desataría una potencial y devastadora pandemia.

“El índice de Moody’s Analytics de metales industriales se ha hundido en respuesta a los riesgos de una dispersión mayor del virus”, señala el reporte. El mercado teme que el brote desacelere la economía china, y con ello su demanda.

El índice de Moody’s muestra un retroceso de 7.1% desde que se dio a conocer el brote, que incluye una caída de 10.4% para el cobre, 8.7% para el níquel, 7.3% para el zinc, 4.6% para el plomo y 3.5% para el aluminio. El 29 de enero los índices tocaron su nivel más bajo desde junio del 2017.

“A este a menudo confiable barómetro de la actividad industrial global le fue mejor durante lo peor de la guerra comercial entre Estados Unidos y China”, señala el reporte de Moody’s.

Según la agencia, hay una correlación entre el índice y el crecimiento económico mundial, con datos que respaldan esta afirmación para el periodo de 1987- 2019. Esta relación es incluso más marcada que la de la economía mundial con el desempeño de la actividad económica de Estados Unidos, advierte el análisis.

“Las expectativas de una aceleración en el crecimiento mundial a 3.3% para el 2020 son ahora retadas por el incierto curso que siga el coronavirus. Después de haberse recobrado a un crecimiento de 0.8% a tasa anual de las últimas 13 semanas hasta el 17 de enero de este año, el índice de precios de metales industriales muestra una caída de 3.8%”, detalla el estudio.

La epidemia apareció en diciembre en un mercado que vendía mariscos y pescados en la capital provincial de Hubei, Wuhan, aunque también era conocido por ofrecer carnes exóticas. Hasta ahora ya se registraron casos en más de 20 países.

El gobierno chino ha declarado que necesita máscaras quirúrgicas de “emergencia”, trajes protectores y gafas de seguridad. (Con información de agencias)

[email protected]