El Gobierno surcoreano trabaja en un proyecto de ley para prohibir las transacciones con criptomonedas.

El precio del bitcoin llegó a caer hasta 14% en la plataforma estadounidense Bitstamp hasta situarse en los 12,800 dólares durante las horas de negociación en Asia, antes de moderar sus caídas.

Al cierre de la edición, la criptomoneda más famosa del mundo caía 10%, a 13,401.870 dólares.

El ministro surcoreano de Justicia, Park Sang-ki, reconoció que “hay preocupación sobre las monedas virtuales”, por lo que su gobierno “prepara un proyecto de ley para prohibir el comercio de criptomonedas mediante intercambios” en el país asiático, uno de los mayores mercados mundiales de estas divisas, junto con EU y Japón.

El anuncio se produce un día después de que la policía surcoreana y las autoridades tributarias realizaran redadas en las principales casas de cambio de criptomonedas, por supuesta evasión de impuestos, informó el diario Korea Herald.

La espectacular revalorización del bitcoin en el 2017, de en torno a 1,300%, ha avivado la demanda de criptomonedas en Corea del Sur, donde según las últimas encuestas uno de cada 10 ciudadanos ha invertido en este tipo de activos, una pujanza que ha despertado temores a que se desencadene un uso delictivo de estas monedas virtuales.

El gobierno surcoreano está optando por endurecer la regulación de las criptomonedas, y en septiembre prohibió las ofertas iniciales de criptomonedas (ICO, por su sigla en inglés) con vistas a frenar la burbuja de este tipo de activos.

Las criptomonedas se han convertido en un medio popular de pago en Corea del Sur y Japón, y también en una forma de depositar los ahorros o como fondo de pensiones.

Analistas advierten de un posible efecto burbuja, ya que el fuerte incremento en la cotización de estas monedas no es un reflejo de su precio real, por lo que existe un riesgo de una fuerte caída.

El miércoles, el multimillonario estadounidense Warren Buffett afirmó que las criptomonedas “tendrán un mal final”, aunque no sabe cómo ni cuándo sucederá, añadiendo que no ha invertido en ellas ni se plantea hacerlo.