En medio de un contexto de incertidumbre, las bolsas del mundo finalizaron su última jornada en terreno negativo.

El viernes, el recorte en la calificación crediticia de España por parte de Fitch arrastró a los principales índices accionarios, luego de haber presentado el jueves un fuerte repunte ante el desmentido de China de que no planea revisar su exposición en deuda europea.

La baja en la calificación de España acrecentó los temores sobre que la grave situación de deuda en la zona euro termine por frenar el ritmo de recuperación de la economía mundial.

Lo anterior fue alentado por una débil cifra del ingreso personal en Estados Unidos.

De esta manera, en Wall Street, el Dow Jones finalizó la semana con una pérdida de 0.6%, contrario a esto, el Nasdaq subió 1.3 por ciento.

Asimismo, mayo fue el peor mes para el Dow desde febrero del 2009, al perder 7.9%, en tanto que el Nasdaq se hundió 8.3 por ciento.

Por su parte, el IPC de la Bolsa mexicana cayó el viernes 1.59%, pero logró cerrar la semana con un alza de 3%, por compras de oportunidad.

En Europa, los precios bajos de las acciones permitieron que los principales índices cerraran la semana con ganancias, el DAX alemán, el francés CAC-40 y el español Ibex 35 subieron 2.01, 2.46 y 0.19%, respectivamente.

Y el referencial FTSEurofirst 300 logró una ganancia semanal de 2.9%, pese a las pérdidas del viernes.

Para esta semana, se espera más volatilidad, debido a las crecientes preocupaciones por la deuda europea, nuevas regulaciones financieras, así como por restricciones monetarias en China y ante dudas por la fortaleza de la recuperación económica en el segundo semestre.