La aversión al riesgo que registran los mercados accionarios es consecuencia de una posible escalada en la guerra comercial entre China y Estados Unidos, que además de minar el ánimo de los inversionistas, perjudicará a los consumidores finales generando un golpe negativo en la economía global, de acuerdo con analistas consultados.

Los principales índices estadounidenses hilaron su segunda caída consecutiva.

“Los inversionistas están viendo que, si se da una escalada en la guerra comercial, traerá consecuencias en la economía real. Es un conflicto entre grandes naciones que a nadie le conviene, y el que termina más perjudicado es el consumidor final”, mencionó Jacobo Rodríguez, director de análisis financiero en Black Wallstreet Capital (BWC).

El estratega detalló que el conflicto comercial detona un aumento en los precios finales, mismo que incrementa el precio ofrecido a los consumidores, generando una disminución en el consumo; “a la larga trae una desaceleración económica”.

Carlos Ponce, socio fundador de SNX Consultores, refirió que, si bien es muy aventurado hablar de una desaceleración, el tema es que ambas naciones no han cumplido con sus acuerdos.

Destacó que hay dos fechas importantes a considerar en los próximos días. Por un lado, el 1 de junio se confirmará si el gigante asiático incrementará aranceles desde 5 a 25% a una lista de 5,140 productos estadounidenses.

Y la próxima reunión del G20 que se realizará los días 28 y 29 de junio en Osaka, Japón.

“En esta reunión asistirán ambos mandatarios, por lo que será importante dar seguimiento en caso de algún acercamiento”, refirió.

Seguirá la volatilidad

Ponce explicó que en los próximos días se verá un mercado volátil ya que los inversionistas prefieren ser más conservadores con los activos de riesgo.

De igual manera, Rodríguez refirió que en el corto plazo se verán movimientos agresivos.

El directivo de BWC destacó que aún existen sectores en el mercado bursátil que pueden ser invertibles, sobre todo donde sus emisoras tengan mayor exposición al mercado estadounidense como los sectores financiero y de salud.

“Al invertir en empresas con fundamentales sólidos como es el caso de la compañía Disney y la farmacéutica Pfizer, es importante tener cuidado con el sector tecnológico porque es el que más relación comercial tiene con China”, destacó. Respecto a México, Rodríguez mencionó que puede presentarse un efecto de contagio psicológico; empero, dijo que en el corto plazo se vería un efecto negativo ya que cuando los inversionistas tienen una mayor aversión al riesgo optan por salir de mercados emergentes, generando un impacto negativo en el tipo de cambio peso-dólar.

José Oriol Bosch destacó que en el mediano y largo plazos las empresas mexicanas podrían beneficiarse.

“Estados Unidos es nuestro socio comercial, pero China es un competidor. Entonces, creo que esto puede ser una oportunidad para México. Hay que ver el resultado final, pero creo que los empresarios están viendo hoy en día que si hay una sustitución de productos que antes venían de China, ahora podrían ser de México”, apuntó.

Añadió que “claramente hay un contagio y creo que puede haber volatilidad y aversión al riesgo global, pero en un mediano-largo plazo creo que se puede tomar como una oportunidad”.

Índices de EU, castigados

La reciente caída en los referenciales estadounidenses tras haber tocado máximos históricos estaría relacionada a las tensiones geopolíticas, que podrían profundizarse si la coyuntura no mejora.

“Superaron los máximos del año pasado, había optimismo en cuanto a la relación comercial entre Estados Unidos y China, ya había calmado un poco a los inversionistas el lenguaje de la Reserva Federal, que no se consideraba tan restrictivo y de repente pega de golpe que Donald Trump empiece a decir que va a aumentar los aranceles a 200,000 millones de dólares de importaciones chinas”, explicó Luis Alvarado, analista de Banco Base.

A esto, se sumó que el gobierno estadounidense pusiera en una lista negra a la china Huawei, que derivó en el rompimiento de relaciones de diversas compañías, Google entre ellas, con la asiática, lo que habría erosionado el ánimo de los inversores.

“Y un par de días después anuncian lo de Huawei, el mercado está un poco nervioso porque en parte ya se había descontado, ya habían modificado los inversionistas sus posiciones de inversión, eso es lo que pasó ahorita, había ganado mucho y pega esto de China”, dijo el experto en inversiones.

[email protected]