La confianza del consumidor estadounidense subió en enero a su nivel más alto en más de una década, gracias al aumento del empleo y los salarios y por los precios más bajos de la gasolina, mostró el viernes un informe.

La lectura preliminar del índice general de la confianza del consumidor de Thomson Reuters/Universidad de Michigan para este mes fue de 98.20, la mayor medición desde enero del 2004 y por encima de la mediana de las previsiones de 94.10 de 72 economistas encuestados por Reuters.

La lectura final de diciembre fue de 93.6.

frm