Mannheim, Alemania- La confianza de analistas e inversionistas de Alemania subió significativamente más de lo esperado en marzo a su máximo nivel desde junio del 2010, llevando los índices bursátiles europeos a máximos de sesión y confirmando que la mayor economía de Europa ha vuelto a avanzar a un ritmo estable.

El sondeo mensual de confianza económica del centro de estudios ZEW de Mannheim saltó a 22.3 en marzo desde 5.4 en febrero, superando por mucho el pronóstico promedio de un sondeo de Reuters a analistas de una moderada alza a 10.0.

El economista de ZEW Michael Schroeder dijo que Alemania no caería en una recesión y que incluso había señales de que el resto de la zona euro estaba empezando a tomar ritmo.

"Las sorpresas por parte del lado empresarial alemán (. ..) serán positivas", dijo Schroeder, agregando que ahora que se acordó un nuevo pacto de canje de deuda con Grecia, lo peor para el sector bancario de la zona euro habría pasado.

Los ministros de Finanzas de la zona euro dieron su aprobación final a un segundo rescate para Grecia el lunes, poniendo paños fríos a la crisis de deuda de la zona euro.

"El índice ZEW de hoy se suma a las recientes señales alentadoras de la economía alemana", dijo Carsten Brzeski de ING. "De hecho, tras la desaceleración del verano (boreal), casi todos los indicadores adelantados han estado en alza desde noviembre", agregó.

Brzeski agregó que una caída inesperada en el índice de condiciones actuales, de 40.3 a 37.6 puntos, indicaba que la recuperación del primer trimestre podría ser limitada, posiblemente debido a las bajas temperaturas de febrero. Se esperaba una lectura de 42.5.

"Una vez que el frío del invierno quede atrás, la economía alemana debería retomar el impulso nuevamente", agregó.

El índice está basado en un sondeo a 285 analistas e inversionistas realizado entre el 27 de febrero y el 12 de marzo, dijo ZEW.

La economía exportadora de Alemania se recuperó rápidamente de la crisis financiera del 2008/09, pero los problemas de deuda de la zona euro y una desaceleración global han ensombrecido su panorama de crecimiento.

La economía se contrajo 0.2% en el cuarto trimestre debido al debilitamiento de las exportaciones y el consumo privado.

Muchos economistas esperan que se mantenga estable en los primeros tres meses del 2012, evitando así los dos trimestres sucesivos de contracción que definen una recesión.

Hasta el minuto, un sólido mercado laboral ha ayudado a elevar el gasto de los consumidores y la confianza de las empresas y los consumidores está elevada. Es más, la producción industrial subió en enero gracias a los sectores de construcción y manufacturas.

"En Alemania, debido a la buena situación del empleo, la demanda interna podría seguir estimulando el crecimiento", dijo el presidente de ZEW, Wolfgang Franz. "Sin embargo, aún hay riesgos debido a la baja actividad empresarial en países europeos importantes y los trastornos en el sector bancario", agregó.

ros