Con la aprobación de la reciente reforma energética, la Comisión Federal de Electricidad deberá ser más eficiente, destaca Fitch Ratings.

Lucas Aristizabal, analista de la calificadora, detalló que la reforma creará incentivos para que la CFE mejore y se convierta en una empresa orientada en generar utilidades o de lo contrario, perderá ingresos y clientes.

En un extenso análisis, el especialista calificó como un reto lo que le espera a la empresa monopólica de electricidad, ya que se creará un mercado competitivo que la forzaría a bajar sus tarifas o a perder usuarios industriales, que son los mejores clientes de la empresa, dado su esquema de subsidios.

En el 2012, los consumidores industriales representaron cerca de 59% de los ingresos de CFE, con una tarifa de 9 centavos de dólar por kilowatt hora, mientras que la demanda residencial representó únicamente 25% de sus ingresos y una tarifa de 7 centavos de dólar por kilowatt hora, que está por debajo del costo de generación de la energía eléctrica , advirtió Aristizabal.

Incrementar tarifas a los consumidores residenciales será difícil, recordó el especialista.

Los mejores clientes de la CFE migrarán a esquemas como el de productores independientes de energía, lo que obligará a la empresa a ser más eficiente para cubrir sus costos de operación y las necesidades de inversión que se requieran, sin tener que recurrir a la transferencia de recursos por parte del gobierno federal.

DESAFÍOS

Los retos por venir serán particularmente desafiantes para la CFE, debido a su pobre capacidad financiera y a su alta dependencia del soporte del gobierno, sin embargo, destacó la gran importancia que tiene en la economía mexicana.

Fitch Ratings estima que los primeros proyectos de productores independientes para generar electricidad estarán listos entre 18 y 24 meses después de que se implementen las reglas de operación de la reforma, además de la cancelación que podrán hacer los privados en los próximos meses de los ya existentes.

La afectación a la empresa generadora de electricidad se convertirá en la caída de los costos del insumo para los empresarios y por ende en un incremento global de la competitividad.

PEMEX Y LA REFORMA

En el mismo análisis, Fitch Ratings se refiere a Petróleos Mexicanos (Pemex). La calificadora ve un mejor panorama para la empresa más grande del país.

Después de aclarar que los beneficios de los cambios no se verán de forma inmediata, Lucas Aristizabal destacó en el análisis que las implicaciones para Pemex serán mejores en lo que se refiere a su calificación crediticia.

La reforma, agregó, permitirá que la petrolera pueda generar un presupuesto independiente, ya que hasta ahora la habilidad de invertir de la empresa depende de las transferencias que le hace el gobierno federal.

El impacto para Pemex será positivo, pero gradual, y tendrá que seguir enfrentando una pesada carga de pago de impuestos , expuso el especialista.

Además, la paraestatal podrá asociarse con empresas internacionales para compartir los riesgos de exploración y los beneficios, a partir de la experiencia de ambos.

El riesgo del negocio podrá ser potencialmente menor y el retorno sobre el capital invertido podrá ser de menor riesgo y diversificado , añadió el experto, al hablar de la empresa que aporta más de 30% de los ingresos anuales del gobierno federal.

[email protected]