Nueva York- Los precios de la deuda del Gobierno estadounidense subieron el lunes, impulsados por compras de fondos tras la fuerte caída del primer trimestre y por cifras que sugirieron que el temor a una fuerte alza de los rendimientos podría ser exagerado en vista de que la recuperación económica todavía es moderada.

Las nuevas compras por el comienzo del trimestre dieron un impulso a los bonos y los ayudaron a moderar las pérdidas del primer trimestre, que fue el peor desde los últimos tres meses del 2010.

"Hubo una fuerte baja el viernes en un mercado reducido, cuando las hojas de balances estaban limitadas por el fin de mes y del trimestre. Hoy hemos visto que el mercado recuperó mucho de eso", dijo Dan Mulholland, operador de RBC Capital Markets en Nueva York.

Este lunes se conocieron cifras mixtas que sugieren que la economía estadounidense está creciendo a un ritmo gradual, apoyando las advertencias del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, sobre los riesgos al crecimiento.

La semana pasada, Bernanke dijo que era muy pronto para declarar victoria en la recuperación de la economía estadounidense.

Ha habido "una campaña explícita por parte de la Fed para hacer bajar los rendimientos", dijo Eric Stein, vicepresidente de Eaton Vance Management en Boston.

Este lunes, se conoció que un índice sobre la actividad manufacturera estadounidense creció en marzo, aunque los pedidos se debilitaron.

Además, el Gobierno dijo que el gasto en construcción sufrió en febrero su mayor caída en siete meses.

El bono referencial a 10 años ha recuperado cerca de la mitad de las pérdidas sufridas desde mediados de marzo, cuando su rendimiento subió unos 40 puntos base a cerca de un máximo en cinco meses de 2.40 por ciento.

Este bono subió 6/32 en precio en la tarde del lunes, mientras que su rendimiento retrocedió a 2.20% desde 2.21% el viernes.

El bono a 30 años cerró estable en precio y su rentabilidad fue de 3.34 por ciento.

Los bonos seguían bajo presión, una vez que la Fed anunció que comprará menos bonos de largo plazo en su Operación Twist durante abril respecto de marzo y más papeles a siete años.

El anuncio marcaría un regreso a las prácticas previas a marzo, cuando la Fed habría quedado rezagada en sus compras de bonos de largo plazo, dijo Scott Sherman, estratega de Credit Suisse en Nueva York.

"Han quedado detrás de su meta. En marzo, pareció ser una medida para ponerse al día, ahora el cronograma de abril vuelve a sus anteriores metas", explicó.

La Fed compró este lunes 4,550 millones de dólares en cupones que vencen entre el 2020 y el 2021. El martes, comprará hasta 1,500 millones de dólares en bonos indexados por inflación entre el 2018 y el 2042.

ros