Hoy en día las plataformas online de trading permiten una amplia variedad de alternativas en cuanto a las formas de operar y los tipos de órdenes que se pueden utilizar. Aquí trataremos algunos conceptos a tener en cuenta para maximizar las ventajas a la hora de seleccionar el tipo de órdenes en los mercados.

Las órdenes más sencillas que existen son las de mercado , esto significa que la orden es de comprar o vender al precio del activo en el momento en el cual se cursa la orden. En estos casos el operador no tiene certeza al respecto del precio que habrá de conseguirse dado que este depende de los movimientos en el mercado al momento que se cursa la operación.

La ventaja de este tipo de órdenes es su velocidad. No es necesario esperar que el activo llegue a un determinado nivel de precios para que se dispare una orden de compra o de venta. Por otro lado, la incertidumbre sobre el precio de ejecución puede ser un problema considerable para muchos operadores.

En general esta clase de órdenes suelen utilizarse en activos con alta liquidez y un volumen considerable, ya que en estos casos el precio es generalmente más estable. Por lo tanto, es menor el riesgo de oscilaciones abruptas a corto plazo.

Las órdenes límite, en cambio, implican comprar o vender a determinado nivel de precios o a uno más conveniente. Una orden límite de comprar a 100 dólares por acción se aplicará cuando el activo alcance 100 o menos, mientras que una orden límite de venta con un precio de 100 dólares solamente se ejecutará a un precio de 100 o superior.

Esta clase de órdenes es una de las más utilizadas, ya que el operador se asegura que, en caso de que la orden se ejecute, esto va a hacerse a un precio determinado, y esta previsibilidad suele ser muy valorada a la hora de realizar transacciones.

Sin embargo, no existen garantías de que la cotización del activo efectivamente se acerque al nivel especificado en la orden, por lo cual no puede saberse de antemano si la orden va a cursarse o no. En comparación con las órdenes de mercado, las órdenes límite proveen mayor certidumbre sobre el precio, pero menos previsibilidad sobre el tiempo de ejecución.

Las órdenes stop pueden parecer contraintuitivas en un principio, aunque tienen algunas aplicaciones muy valiosas. Estas órdenes establecen comprar o vender si un activo pasa de determinado nivel de precios, las órdenes de stop buy se utilizan para comprar cuando el precio sube a un determinado nivel, y las órdenes stop sell implican vender si el precio cae por debajo de un valor determinado.

En general los operadores pretenden comprar a precios bajos y vender a precios altos, por lo cual esta clase de órdenes puede resultar de aplicación compleja para quienes no cuentan con experiencia en los mercados. Sin embargo, son muy populares y utilizadas en círculos profesionales.

Las órdenes de stop son una herramienta de gestión de riesgo de las más frecuentes. Si tenemos una posición de compra, podemos fijar una orden de venta en caso de que el activo caiga de determinado nivel, esto se hace para asegurar ganancias o limitar las pérdidas.

También se utilizan esta clase de órdenes para establecer estrategias de entrada, aunque en casos más específicos. Supongamos que el operador considera que el nivel de 100 dólares por unidad es una resistencia importante en el precio de un activo, si lo rompe al alza, es de esperarse que el precio continúe su camino alcista. En este caso se puede colocar una orden de stop buy en niveles superiores a 100 dólares por acción, por ejemplo en 100.1.

A su vez esta orden de stop buy puede ser de mercado o límite. Una orden de stop buy de mercado compraría en caso de que el activo rompa por encima de 100.1 al precio que esté disponible en el mercado en aquel momento. Una orden de stop buy con un límite de 100.3 compraría en caso de ruptura por encima de 100.1, pero siempre a un valor de 100.3 o menor.

También es importante tener en cuenta que se pueden utilizar órdenes cancelatorias, es decir una cancela a la otra en caso de ser ejecutada. Si compramos a 100, podemos colocar una orden de stop sell a 95, en este caso las pérdidas serán limitadas si el activo cae de precio. Al mismo tiempo, se aplica una orden de venta límite a 110, es decir, vendemos y tomamos ganancias a ese precio.

En este caso, las órdenes deben mantener una relación del tipo una cancela a la otra lo cual se conoce con las siglas OCA por su significado en inglés one cancels the other . Si el activo fue vendido a 110, ya no tenemos posición de compra, por lo cual no queremos mantener el stop en 95 por acción. Lo mismo es válido si se vende a 95, en términos de que ya no pretendemos mantener vigente la orden de venta a 110.

Si bien esta variedad de opciones en un principio pueden parecer complejas e intimidatorias para quienes no están familiarizados con las plataformas de trading, su aplicación práctica suele ser de lo más sencilla.

Las plataformas de trading suelen ser muy amigables y de fácil utilización, y en muchos casos incluyen explicaciones e instructivos para quienes están dando sus primeros pasos. Además, las plataformas de simulación permiten familiarizarse con la operatoria antes de involucrar dinero real en la misma.

fondos@eleconomista.com.mx