Los precios del cobre tocaron el lunes un mínimo de dos semanas, arrastrados por la fortaleza del dólar, mientras que el zinc alcanzó su máximo en más de una década por preocupaciones sobre los suministros.

El dólar subió frente al euro, haciendo que los metales que cotizan en el billete verde sean más costosos para los inversionistas que no son estadounidenses, mientras que los mercados bursátiles mundiales estuvieron cerca de máximos históricos, ya que se mantuvo la tendencia de su mejor inicio anual en ocho años.

El cobre en la Bolsa de Metales de Londres subió 0.1%, a 7,125 dólares la tonelada, tras caer a su precio más bajo en dos semanas a 7,105 dólares. Los precios del metal tocaron el 28 de diciembre 7,312.50 dólares la tonelada, su cota más alta desde enero del 2014.

En otros metales, el aluminio bajó 1.3%, a 2,175 dólares la tonelada, luego de alcanzar su nivel más bajo en casi dos semanas de 2,171 dólares en las operaciones en Asia.

Los inventarios de aluminio en la Bolsa de Futuros de Shanghai han alcanzado niveles récord, al registrar un alza de 660% desde el inicio del año pasado.

“El aluminio ha perdido alrededor de 3% este año, ya que el mercado no muestra signos de ajuste”, dijo Julius Baer en una nota.

El zinc avanzó 1%, a 3,386 dólares, tras escalar hasta 3,390 dólares, un máximo desde el 2007, por preocupaciones de suministro en medio de un persistente déficit en el mercado.

El níquel cerró plano en 12,530 dólares. El plomo , en tanto, subió 2.5%, a 2,604 dólares.