Londres - Los precios del cobre alcanzaron máximos de seis semanas este martes, uniéndose a un fuerte avance de los mercados financieros globales ante perspectivas de un nuevo estímulo monetario de parte de los bancos centrales, lo que ayudaba a aplacar los temores sobre el impacto de la crisis de la zona euro.

Una sorpresiva alza en la actividad del sector servicios de China, que se expandió a su ritmo más rápido en tres meses en junio, también impulsaba el ánimo del mercado.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME por su sigla en inglés) escaló 2.5% a un máximo de sesión de 7,815 dólares la tonelada, su mayor nivel desde el 22 de mayo, antes de recortar las ganancias a 7,751 dólares por tonelada a las 0944 GMT, frente al cierre del lunes de 7,625 dólares.

"Hemos tenido algunos datos muy negativos en Estados Unidos y por esto hemos estado viendo una debilidad en el dólar y expectativas de que la Reserva Federal actuará más temprano que tarde", dijo Dan Brebner, analista de Deutsche Bank.

"También en China existe un creciente sentido de que podríamos ver más estímulos, con otro recorte en el ratio de requerimiento de reservas. Creo que estas dos cosas están apoyando a los metales base", agregó.