Londres- El cobre cerró prácticamente estable este viernes, en medio de un ajuste de posiciones por parte de los inversionistas antes de un encuentro de líderes financieros del fin de semana.

Las preocupaciones sobre la profundización de los problemas de la deuda de la zona euro y la demanda de China erosionaron sus ganancias iniciales.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) terminó en 7,650 dólares la tonelada, lejos de su máximo intradía de 7,760 dólares. El jueves, el contrato cerró en 7,649 dólares la tonelada.

No obstante, el metal ha caído 10% desde fines de abril, recortando la ganancia del año a sólo 2 por ciento.

El metal en Nueva York no pudo mantener sus ganancias iniciales. El contrato para julio cayó 1.05 centavos, para cerrar en 3.4685 dólares por libra, tras operar entre 3.4515 y 3.5160 dólares.

"Está la combinación de Europa con las preocupaciones sobre el grado de la desaceleración de China, que pesa sobre los precios", dijo un estratega de metales de BNP Paribas, Stephen Briggs.

El euro se recuperó de sus mínimos de cuatro meses este viernes contra el dólar, ya que los inversionistas reducían sus apuestas contra la moneda comunitaria tras un descenso de 4% este mes, pero los persistentes temores sobre Grecia y el sistema bancario español probablemente mantendrán la presión.

Los líderes de las principales economías industrializadas se reunirán este fin de semana para tratar de frenar una crisis total en Europa, donde crece el temor a que Grecia abandone el bloque de la zona euro, poniendo en peligro el futuro de la moneda común.

ros