Londres- El cobre cerró estable este miércoles tras el fuerte descenso de la sesión anterior, lo que le permitiió recuperarse de mínimos de casi tres semanas por un avance del euro contra el dólar, aunque siguen pesando las dudas sobre la demanda de China, el mayor consumidor global del metal.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) cerró a 8,295 dólares por tonelada, con leves cambios respecto de los 8,289.50 dólares de la víspera.

En Nueva York, el contrato para entrega en mayo cerró con un alza de 2.95 centavos, a 3.7670 dólares la libra, después de que operó entre 3.7140 y 3.7860 dólares.

Luego de beneficiarse la semana pasada de una inyección de liquidez del Banco Central Europeo en los mercados, la ola vendedora del martes muestra que los inversores están más preocupados sobre el panorama del metal, ante una desaceleración de China y una recesión en Europa.

"En el corto plazo, el escenario apunta a una debilidad en los precios del cobre, dado que el mercado aún tiene que tomar en cuenta la desaceleración de la economía china y la apreciación del dólar contra el euro, por lo que podríamos ver al cobre caer por debajo de 8,000 dólares", dijo Gianclaudio Torlizzi, socio de T-Commodity.

El euro se recuperó contra el dólar, aunque operadores dijeron que la tendencia alcista sigue siendo limitada por la incertidumbre sobre un canje de la deuda en Grecia.

Un grupo de fondos de pensiones griegos y algunos inversionistas extranjeros han mantenido en reserva la posibilidad de un canje de bonos, que permitiría a Grecia cumplir con el pago de su deuda el 20 de marzo, lo que alentaba preocupaciones sobre una moratoria en Atenas si la participación es reducida.

La confianza en una recuperación económica en la zona euro también fue afectada por datos del Ministerio de Economía de Alemania que mostraron una inesperada caída en los pedidos industriales en enero, debido a una disminución de la demanda del exterior, lo que contrarrestó el reciente optimismo de que la economía germana podría evitar una recesión.

Los analistas dijeron que existían más presiones bajistas para el cobre debido a la pobre demanda de China y una oferta abundante.

ros