El cobre subió a máximos de una semana este viernes, luego de que unos datos económicos mejores a lo esperado de Estados Unidos y un acuerdo de Grecia con líderes internacionales alentara a los mercados accionarios y el apetito por el riesgo.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cerró con un alza de 1%, a 9,050 dólares la tonelada, tras dos días consecutivos de pérdidas.

Pero el metal, usado en electricidad y construcción, tocó más temprano máximos de una semana de 9,145 dólares la tonelada. El cobre parece estar encontrando un piso este mes luego de tres meses de pérdidas.

"El tema en general sigue siendo que la gente está con algunas dudas sobre cómo van las cosas", dijo el analista Michael Widmer, de Bank of America-Merrill Lynch.

Los nuevos pedidos de bienes duraderos en Estados Unidos subieron más de lo esperado en mayo, ya que los registros de equipos de transporte repuntaron fuertemente, según un informe gubernamental el viernes, que podría mitigar el temor de una fuerte desaceleración en la actividad fabril.

Los líderes de la Unión Europea reunidos en Bruselas prometieron más dinero para ayudar a Grecia a evitar la inminente quiebra, a cambio de que su Parlamento apruebe el plan de recortes de deuda, en conversaciones de último minuto con los prestamistas internacionales.

El níquel subió a 22,150 dólares desde los 22,125 dólares la tonelada del jueves.

El plomo trepó a 2,580 dólares desde los 2,549 dólares la tonelada de la última jornada.

El zinc cayó a 2,254 dólares desde los 2,260 dólares la tonelada de la pasada jornada.

El aluminio bajó a 2,500 dólares desde los 2,509 dólares la tonelada del jueves.

El estaño retrocedió a 24,925 dólares desde los 25,200 dólares la tonelada de la última jornada.