Nueva York/Londres- El cobre subió este jueves cerca a máximos de sesión, apuntalado por perspectivas de suministros cada vez más ajustados luego de que los inventarios en los almacenes cayeran aún más.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) cerró con un alza de 1.24% a 8,565 dólares por tonelada, frente al nivel final de 8,460 dólares del miércoles.

En Nueva York, el cobre para mayo ganó 4.95 centavos, a 3.8975 dólares por libra, cerca del nivel más alto de un rango de sesión entre 3.8250 y 3.9030 dólares.

Además, el cobre escaló más de 1% después de que Freeport-McMoRan Copper & Gold Inc dijo que revisó a la baja sus volúmenes de ventas consolidados en el primer trimestre en casi 10% por problemas laborales en su gigante mina Grasberg en Indonesia.

La compañía estadounidense dijo este jueves que se reanudaron las operaciones en su mina tras una interrupción temporal el 23 de febrero y una huelga de 3 meses el año pasado, aunque no esperaba que Grasberg alcance de nuevo su producción plena hasta el segundo trimestre.

"Debido a la huelga del año pasado, las perspectivas de producción han sido revisadas a la baja este año", dijo Patricia Mohr, de Scotia Capital.

"Es una operación importante (...) se ha elevado un poco (el precio del cobre) por esto", agregó.

Los precios del metal han oscilado entre 8,400 y 8,600 dólares esta semana, mientras los inversionistas sopesan un cuadro de mejora de la expansión global contra el contexto de una decepcionante recuperación de la demanda de cobre en China.

Los datos estadounidenses de este jueves reflejaron que las solicitudes del seguro de desempleo de Estados Unidos regresaron la semana pasada al mínimo en cuatro años, junto con un modesto repunte en el ritmo del sector manufacturero en Nueva York en marzo.

El primer ministro Wen Jiabao dijo el miércoles que China debe aceptar un menor crecimiento y una reforma más amplia para impedir que su economía se frene, disminuyendo las esperanzas de una rápida recuperación de la demanda de China, que consume 40% del cobre a nivel mundial.

ros