El precio del cobre subió el viernes ante el retroceso del dólar y por la limitada disponibilidad del metal a corto plazo en el mercado físico.

Sin embargo, el avance fue limitado por la incertidumbre sobre el panorama de la demanda tras débiles datos económicos en Estados Unidos y China.

Otros metales también avanzaron. El estaño subió a máximo de ocho semanas de 23,082 dólares la tonelada ante temores por la oferta desde Indonesia.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres subió 0.6%, a 7,150 dólares la tonelada. El metal usado en energía y construcción ha bajado 3% en lo que va del año.

El alza del euro frente al dólar tras datos económicos mejores a lo esperado en Alemania y Francia impulsaron los precios del cobre.

Una baja del dólar hace que las materias primas cotizadas en la moneda estadounidense sean más baratas para tenedores de otras divisas.

Datos que mostraron menores suministros de las existencias de cobre, que plantearon preocupaciones sobre la disponibilidad inmediata, también apuntalaron los precios.

Los datos mostraron que los inventarios en los depósitos de la Bolsa en Londres están en sus niveles más bajos en más de un año, en 299,125 toneladas.

Los precios del cobre alcanzaron su mayor avance semanal del año la semana pasada ante señales de que el crecimiento económico global estaba mejorando, aunque dudas sobre datos comerciales de China y un invierno severo que está limitando el crecimiento en Estados Unidos han reducido las ganancias del metal.