Los precios del cobre y del zinc subieron el martes, ya que los especuladores recompraron posiciones cortas, antes de un feriado en China, el mayor consumidor mundial de metales, y ante un repunte de los precios del petróleo.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por su sigla en inglés) cerró con un alza de 2.7%, a 4,535 dólares la tonelada, su nivel más alto en más de dos semanas.

Los inversionistas están preocupados por una eventual estrechez de suministros de cobre.

Reportes indicaron, el martes, que Freeport-McMoRan aún debe pagar un depósito de 530 millones de dólares por una nueva fundición en Indonesia, cuyo gobierno exige la suma para renovar un permiso de exportación de concentrado del metal a la firma estadounidense.

La falta de claridad antes del Año Nuevo chino y la reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos, que comenzó el martes, llevaron a algunos inversionistas a cancelar importantes posiciones que favorecían precios más bajos de los metales, dijo Robin Bhar, analista senior de Societe Generale, en Londres.

Entre los metales industriales, el zinc lideró las ganancias, con un alza de 4.9%, para cerrar a 1,589 dólares por tonelada, el nivel más alto en tres semanas y la mayor ganancia en un día en tres meses.

Muchos inversionistas se están interesando en el zinc, ya que el metal básico tiene gran potencial de alza por una baja de suministros prevista por el cierre de varios yacimientos.

El aluminio quedó detrás del resto de los metales, cerrando con un alza de 1.3%, a 1,495 dólares la tonelada.

En tanto, el plomo cerró con un alza de 1.8%, a 1,651 dólares; el níquel terminó la jornada con un avance de 1.4%, a 8,670 dólares, y el estaño subió 3.7%, a un máximo de tres semanas de 14,150 dólares por tonelada.