Los precios del cobre subieron por cuarta sesión consecutiva, alejándose aún más del mínimo en cinco años y medio alcanzado la semana pasada, debido a un repunte del petróleo y a la percepción en el mercado de que las malas noticias ya han sido incorporadas en los precios.

  • El crudo sumaba a las ganancias de las dos ruedas previas de más de un 11%, lo que llevaba a algunos inversionistas a tomar posiciones en fondos de materias primas que incluyen al cobre.
  • Las acciones europeas subieron por las esperanzas de un acuerdo sobre la disputa por la deuda griega después de que el nuevo gobierno del país heleno abandonó los llamados para amortizar su préstamo internacional, lo que también ayudó el metal rojo.
  • El cobre referencial a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres subió un 2.99%, a 5,664 dólares la tonelada, su nivel más alto en más de una semana.
  • En enero, los precios cayeron casi un 13% y la semana pasada tocaron los 5,339.50 dólares la tonelada, su menor nivel en cinco años y medio.
  • La actividad en el sector fabril chino se contrajo por primera vez en más de dos años el mes pasado, según un sondeo empresarial privado, pero la noticia generó esperanzas de más estímulos de política monetaria. China consume cerca de un 45% del cobre de todo el mundo.
  • Aún así, los precios del cobre siguen vulnerables ante señales de aumento en la oferta. Datos diarios de la Bolsa de Metales de Londres mostraron que las reservas de cobre subieron 225 toneladas, a 250,250 toneladas, su máximo nivel desde abril de 2014. Las existencias han subido más de un tercio este año.

fondos@eleconomista.com.mx