El cobre cerró con ganancias este viernes, al recuperar las pérdidas observadas en la víspera, debido a que los inversionistas buscaron señales positivas de China, el mayor consumidor del metal en el mundo.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) subió a 9,071 dólares por tonelada desde los 8,950 dólares al cierre del jueves, en su mayor ganancia semanal en cinco semanas.

"Los datos de existencias mostraron otro declive grande en los inventarios de Shanghái", dijo Gayle Berry, de Barclays Capital.

"Esto, junto con las reducidas reservas en los almacenes de la LME en Asia, representa una mayor evidencia de un incremento en la demanda china", agregó.

China es el mayor consumidor mundial de metales industriales, con casi 40% de la demanda global, estimadas en alrededor de 21 millones de toneladas este año.

Los inventarios de cobre en los depósitos de Shanghái cayeron 14.6% frente al nivel del viernes pasado.

No obstante, el avance del cobre está en duda pues datos dispares sobre la economía de Estados Unidos, la crisis de deuda en la zona euro y la persistente preocupación por el crecimiento global seguirán presionando a las materias primas.

El aluminio cerró en 2,500 dólares frente a los 2,499 dólares por tonelada del jueves.

El níquel termino en 23,540 dólares, tras tocar su menor nivel desde diciembre, comparado con los 23,555 dólares por tonelada en la víspera.

El plomo subió a 2,507 dólares por tonelada desde los 2,473 dólares de la última jornada.

El zinc avanzó a 2,151 dólares desde los 2,135 dólares por tonelada de la pasada jornada.

El estaño cayó a 27,750 dólares desde los 28,250 dólares del jueves.