Londres - El cobre subía levemente este lunes en medio de las expectativas por más medidas de estímulo monetario en el mayor consumidor de metales, China, pero las preocupaciones de que una reunión del eurogrupo no logre resultados concretos para la economía de la región mantenían las ganancias limitadas.

La inflación anual al consumidor de China fue 2.2% en junio frente a 3.0% de mayo, según datos oficiales, dando a Pekín más espacio para flexibilizar su política monetaria y fomentar el crecimiento sin generar presiones alcistas a los precios.

El cobre en la Bolsa de Metales de Londres para entrega a tres meses subía 0.3%, a 7,551 dólares la tonelada a las 1026 GMT, frente a los 7,530 dólares del viernes.

Pero analistas dijeron que el avance de los precios de los metales podría tener corta vida especialmente si el producto interno bruto de China que se conocerá esta semana muestra que el crecimiento del gigante asiático se está ralentizando.

China es el mayor consumidor mundial de cobre y representó 40% de la demanda de cobre refinado el año pasado.

El euro operaba en torno a mínimos de dos años y las acciones europeas caían ante un desalentador panorama de crecimiento económico mundial combinado con las pocas esperanzas de progresos en una reunión de jefes de finanzas europeos sobre la crisis de deuda.

Los precios del cobre se hundieron más temprano a su menor nivel desde fines de junio, de 7,486 dólares la tonelada. El cobre ha borrado sus ganancias de más de 12% y operaba en terreno negativo en lo que va del año.

Rob