Londres- El cobre marcaba un máximo en tres semanas este viernes pues una baja del dólar y un suministro ajustado del metal fuera de China ofrecían respaldo a los valores.

Pero las preocupaciones sobre el empeoramiento de la crisis de la deuda europea tras una rebaja de la calificación de crédito de España limitaban las ganancias del metal.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) ascendía a 8,389 dólares la tonelada a las 1300 GMT, desde el cierre del jueves a 8,322 dólares.

Las existencias del metal en Europa, Estados Unidos y Asia han estado bajando a medida que se envía a China, el mayor consumidor, donde de todos modos se acumula en los depósitos porque la demanda sigue estancada.

Las existencias de cobre en los depósitos registrados por la LME cayeron a los menores niveles desde noviembre del 2008, a 251,825 toneladas.

Los "warrants" cancelados, que es el metal que está asignado para entrega, se ubicaban en 39.5% del total de las existencias.

En Shanghái, los inventarios de cobre disminuyeron al mínimo desde febrero, a 204,762 toneladas.

"Lo que estamos viendo en las existencias (de cobre) es positivo para los precios", dijo Andrey Kryuchenkov, analista de VTB Capital.

El metal, usado en la energía y la construcción, subió hasta 8,395 dólares por tonelada, el máximo en la sesión y el mayor nivel desde inicios de abril, cuando el dólar bajó contra una cesta de divisas poco después de conocerse unos datos del crecimiento de Estados Unidos que resultaron más flojos de lo anticipado.

El crecimiento económico de Estados Unidos se enfrió en el primer trimestre ya que las empresas recortaron la inversión y reconstituyeron sus existencias a un ritmo moderado, pero una demanda más fuerte de autos atenuó el revés.

Cuando el dólar baja, las materias primas denominadas en esa unidad se tornan más baratas para los tenedores de otras divisas.

El cobre se dirige al segundo aumento semanal consecutivo, aunque apunta a la segunda recaída mensual, dado que una economía global frágil, incluyendo una menor expansión en China, pesa sobre los precios, que acumulan una baja de 5% desde el máximo de este año, los 8,765 dólares registrados en febrero.

ros