El cobre cerró con ganancias este lunes en una escalada que trajo alivio, luego de las fuertes perdidas de la semana pasada, aunque la rebaja de la calificación crediticia a Grecia se sumó a los temores a una desaceleración global y limitó el avance del metal.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) terminó en 8,890 dólares la tonelada, respecto a 8,825 dólares al cierre del viernes.

El metal cayó el viernes hasta 8,657.50 dólares, su menor nivel desde diciembre.

"El mercado sigue sacudido por (el descenso) de la semana pasada. Esta escalada es dominada por volúmenes relativamente bajos. El dólar comenzó a fortalecerse (...) y el patrón es vender en este momento", dijo el analista Alex Heath de RBC Capital.

"En general, el riesgo se mantiene a la baja (...) hasta que veamos cierta claridad en las estadísticas que indiquen que el crecimiento ha regresado", agregó.

El euro limitó ganancias después de que la agencia Standard & Poor's rebajó la calificación de la deuda soberana de Grecia a "B" desde "BB-", hundiéndola aún más en la categoría basura por el temor a que una reestructuración de su deuda sea cada vez más probable.

La producción de cobre aumentó en Perú, uno de los mayores exportadores mundiales del metal, mientras que la de oro, plata y zinc cayeron en marzo frente al mismo mes del año pasado, informó el domingo el Gobierno.

El estaño terminó en 29,795 dólares por tonelada, respecto a 29,650 dólares al cierre del viernes.

El aluminio cerró en 2,612 dólares por tonelada, contra 2,608 dólares.

El zinc acabó en 2,164 dólares por tonelada, comparado con 2,140 dólares.

El plomo cerró en 2,300 dólares la tonelada, desde 2,280 dólares.

El níquel finalizó en 24,375 dólares, frente a 24,650 dólares por tonelada.