Nueva York/Londres- El cobre cerró estable por encima de 8.000 dólares por tonelada por tercera sesión este jueves, consolidándose tras anotar fuertes pérdidas y cotizando en un rango acotado en medio de preocupaciones macroeconómicas y sólidos fundamentos de oferta y demanda.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) cerró sin cambios en 8,050 dólares por tonelada, tras haber bajado al mínimo en tres meses de 7,885.25 dólares al inicio de esta semana.

En Nueva York, el cobre para mayo bajó 0.35 centavos, a 3.6275 dólares por libra, en operaciones entre 3.5975 y 3.6550 dólares.

El cobre osciló junto con un volátil mercado de acciones estadounidense en medio de preocupaciones sobre la salud financiera de la zona euro, después de que una subasta de bonos de España no logró impresionar al mercado y de que una serie de resultados corporativos y datos económicos pintaron un panorama mixto sobre la recuperación estadounidense.

Luego de perder casi 10% de su valor en las primeras semanas de abril, los precios del cobre se han consolidado cerca del nivel de 8,000 dólares esta semana.

Su tendencia al alza fue limitada este jueves por datos que mostraron que las nuevas solicitudes de beneficios por desempleo superaron las expectativas, que las ventas de casas usadas cayeron inesperadamente el mes pasado y que un índice clave sobre la actividad fabril de la zona norte de la costa este de Estados Unidos fue peor de lo previsto.

"El ambiente macroeconómico ha empeorado desde inicios de la semana debido a las cifras, no es una masiva aversión al riesgo, pero no es perfecta. Es momento de que el cobre se consolide debido a que sufrió algunas pérdidas a inicios de mes", dijo Andrey Kryuchenkov, de VTB Capital.

El cobre fue impulsado más temprano por las esperanzas de un nuevo alivio monetario chino, luego de que un reporte de la agencia de noticias oficial china Xinhua informó que el país podría incrementar la liquidez por medio de operaciones de mercado abierto y de un recorte en los requisitos de reserva bancarios, a fin de dirigir un aterrizaje suave de la economía.

Pero con los inventarios de cobre en los depósitos aún en niveles altos en China, la confianza seguiría bastante débil, dijeron analistas, hasta que surjan señales concretas de demanda.

ros