El cobre retrocedió este martes junto con un descenso general en el complejo de materias primas, debido a que unos débiles datos económicos en Estados Unidos y el avance del dólar contra una cesta de divisas golpearon a los mercados.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres cerró en 8,799 dólares por tonelada, frente a 8,840 dólares el lunes.

El metal usado en energía y construcción registró la semana pasada su mínimo en más de cinco meses, de 8,504.50 dólares, y actualmente está 12% debajo del récord de 10,190 dólares observado en febrero.

"Se debería esperar cierto grado de decepción por las débiles cifras de producción industrial y de vivienda", dijo Nic Brown, director de investigación de materias primas de Natixis.

Los inicios y permisos de casas en Estados Unidos cayeron en abril, mientras que la producción fabril se contrajo debido a una escasez de partes de automóviles, mostrando que la economía comenzó con debilidad el segundo trimestre.

"Los precios de los metales básicos hasta cierto punto seguirán al resto de las materias primas, con el petróleo y los metales preciosos siendo afectados", agregó Brown.

El oro revirtió su tendencia y descendió, mientras que el petróleo también operaba a la baja.

Las acciones mundiales, en tanto, caían a un mínimo de un mes.

Más temprano, el cobre subió debido en parte a los indicios del largamente esperado retorno de los usuarios finales chinos, dijo el analista Stefan Graber, de Credit Suisse Private Banking.

El aluminio cayó a un mínimo de dos meses de 2,500 dólares, antes de cerrar a 2,501 dólares por tonelada, desde 2,547 dólares en la víspera.

El estaño operó en 27,875 dólares por tonelada, desde 28,000 dólares al cierre del lunes.

El zinc terminó en 2,091 dólares, respecto a 2,155 dólares un día antes.

El plomo se negoció en 2,309 dólares, frente a 2,283 dólares.

El níquel cerró en 24,150 dólares por tonelada, comparado con 24,355 dólares en la víspera.