Los precios del cobre cayeron el viernes, poniendo fin a dos días de ganancias, debido a un alza de los inventarios registrados ante la LME y ante las señales de una menor demanda del principal consumidor mundial, China, que alejaron más al metal rojo de los máximos de 17 meses que alcanzó en noviembre.

El metal no tuvo mayor apoyo del alza de las acciones europeas a máximos en 11 meses ni de la depreciación del dólar desde máximos de 14 años que tocó después de que la Reserva Federal proyectó que subiría sus tasas tres veces en el 2017.

Los precios del cobre en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por su sigla en inglés) cerraron con una baja de 1.7%, a 5,635 dólares por tonelada. El metal ha perdido más de 5% tras superar el mes pasado los 6,000 dólares por tonelada.

Este posicionamiento y alza que fueron impulsados por factores técnicos ha alcanzado un punto en el que se alejó demasiado de los fundamentos estructurales (del mercado) que le entregaban soporte , dijo Nicholas Snowdon, analista de Standard Chartered.

Los inventarios de cobre en los almacenes de la LME subieron en 11,775 toneladas el jueves, según datos de la bolsa, a un máximo de 6 semanas de 307,075 toneladas. Las existencias han crecido 40% desde el 8 de diciembre.

El metal rojo recibidó un impulso cuando Donald Trump ganó las elecciones en Estados Unidos, gracias a su plan de infraestructura de 1 billón de dólares.

Entre otros metales industriales, el plomo cayó 4.5%, a 2,245 dólares por tonelada; el níquel bajó 1.3%, a 11,170 dólares por tonelada; y el estaño cerró con pocos cambios, cotizando en 21,230 dólares por tonelada.

El aluminio perdió 1.1% a 1,717 dólares la tonelada, y el zinc cedió 3%, a 2,730 dólares por tonelada.