El cobre cerró en baja este lunes en Nueva York por el desalentador panorama económico de corto plazo en Estados Unidos, Gran Bretaña y China, a pesar de un salto en las ventas de casas nuevas en la mayor economía del mundo.

El metal permaneció a la baja durante toda la jornada afectado por el retroceso de las acciones en Wall Street, un avance del dólar frente al euro y las expectativas de débiles datos económicos en Estados Unidos y Gran Bretaña esta semana.

La Bolsa de Metales de Londres permaneció cerrada por un feriado.

En la división de metales COMEX de la Bolsa Mercantil de Nueva York, el cobre para entrega en mayo cerró con una baja de 2.20%, o 9.70 centavos, a 4.3030 dólares por libra.

En Shanghái, el contrato para julio bajó 1 por ciento.

"El anuncio del PIB de Estados Unidos y Gran Bretaña, que se espera que sea débil, probablemente ponga más presión sobre los valores del cobre", dijo Ling Yuhui, subgerente general de Jinhui Futures.

Los economistas esperan que Estados Unidos recorte el jueves su estimación de expansión de la economía del primer trimestre, mientras que auguran un crecimiento leve de 0.5% en el primer trimestre para Gran Bretaña, que difundirá su PIB el miércoles.

Los inversionistas también anticipan menores compras de China, cuyos inventarios ya son enormes y donde el Gobierno podría elevar sus tasas de interés más para desacelerar su inflación y economía.

El dólar subía ligeramente contra el euro este lunes, aunque podría caer a mínimos históricos esta semana si la Reserva Federal de Estados Unidos no muestra señales de cambiar su política monetaria expansiva.