Londres- El cobre subió este miércoles a su mayor nivel en dos semanas por una caída de los inventarios en Londres y una ajustada oferta fuera de China, así como por un mayor apetito por el riesgo, aunque las ganancias fueron limitadas por la cautela previa a una reunión de política monetaria de la Reserva Federal.

Tras el cierre del mercado del cobre en Londres, la Fed reiteró su promesa de dejar las tasas de interés estables, al menos hasta fines del 2014, pero ofreció pocas pistas sobre sus intenciones de inyectar un nuevo estímulo monetario a la economía.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) subió 2%, a 8,205 dólares por tonelada.

En Nueva York, el cobre para mayo subió 2,75 centavos, a 3.70 dólares por libra, en operaciones entre 3.6605 y 3.7150 dólares.

El metal ganó 11% en el primer trimestre de este año alentado por el optimismo acerca de la recuperación en Estados Unidos y por una mejora de la delicada situación de la deuda en la zona euro.

Pero desde entonces, ha perdido 3% en abril, afectado por la acumulación grande de existencias en Asia y las preocupaciones sobre una demanda más débil en China, que el año pasado consumió 40% del suministro global.

"Hay muchos problemas del lado de la oferta. China será una historia alcista en el próximo año (...) Es un reflejo de una oferta ajustada en el corto plazo y de confianza en el panorama de mediano plazo. Creo que veremos un impulso al alza", dijo Dan Smith, analista de Standar Chartered.

El especialista destacó que el hecho de que los precios actuales del cobre sean mayores a los de los contratos futuros no había desatado una ola vendedora de cobre físico en Londres, una señal de que no hay grandes cantidades disponibles del metal.

Los inversionistas también mostraron un mayor apetito por el riesgo. Las acciones globales subían por resultados trimestrales mayores a los esperados de la empresa tecnológica Apple y por una mayor confianza en la zona euro.

Estos factores ayudaron a aislar al cobre de un informe que mostró que la demanda de bienes duraderos se ubicó en su menor nivel en tres años en marzo en Estados Unidos y un indicador clave del gasto de las empresas que bajó, en una señal de que la economía habría perdido fuerza hacia el final del primer trimestre.

Además, el dólar cayó a su menor nivel en tres semanas contra una cesta de monedas, lo que suele apuntalar al cobre.

ros