El cobre cayó este viernes a su menor nivel desde fines de mayo, luego de que un informe mostró una inesperada caída de las importaciones chinas del metal el mes pasado y ante la fortaleza del dólar contra el euro.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) cerró en 8,938 dólares, una baja de 1.3% desde 9,055 dólares el jueves.

El metal se desplomó a su menor nivel desde el 25 de mayo, a 8,901.75 dólares por tonelada.

Leon Westgate de Standard Bank dijo que el descenso del cobre se debió en parte a la escalada del dólar, pero que se basaba también en las pérdidas en los mercados bursátiles.

La correlación entre el cobre y el dólar se ha fortalecido desde que las bajas tasas de interés tras la crisis financiera global elevaron el atractivo de las materias primas para los inversores.

Importantes mercados bursátiles se encaminaban a su quinta pérdida semanal en seis semanas este viernes, ante crecientes preocupaciones por la desaceleración económica después de que datos mostraron que el crecimiento de las exportaciones de China se desaceleró en mayo.

Las importaciones chinas de cobre en bruto y de productos semiterminados cayeron inesperadamente 3% en mayo, tras descender 13.7% en abril, según datos oficiales, debido a los altos inventarios.

Pero los analistas dijeron que la demanda de China, el mayor consumidor mundial de cobre, seguía siendo sólida y que los consumidores volverán al mercado al bajar sus inventarios.

El euro operaba por debajo de 1.44 dólares contra el dólar estadounidense este viernes, afectado por preocupaciones por la crisis de deuda de Grecia, sumado a un descenso del petróleo, dijeron operadores.

La fortaleza del dólar frente al euro también presionó al cobre. Los metales están valorados en dólares por lo que son sensibles a los movimientos de la moneda estadounidense.

El plomo cedió 2.5%, a 2,545 dólares, desde 2,609 dólares al cierre de la víspera.

El aluminio a tres meses cayó 1.5%, a 2,619 dólares, frente a 2,660 dólares.

El zinc cerró en 2,260 dólares, comparado con 2,285 dólares.

El níquel terminó en 22,850 dólares, desde 23,200 dólares.

El estaño tocó un récord de seis meses de 25,200 dólares, antes de cerrar en 25,400 dólares.