Londres- Los precios del cobre repuntaban a un máximo en dos semanas este martes debido a que la próxima inyección de fondos del Banco Central Europeo (BCE) para el sector financiero y un retroceso de los valores del petróleo renovaban el apetito por los activos de riesgo.

El euro cotizaba apenas debajo de su máximo en 12 semanas, las acciones operaban firmes y los bonos soberanos alemanes caían dado que el inminente aporte de liquidez del BCE eclipsaba las preocupaciones acerca de Grecia y la economía global en general.

Una ampliación de las pérdidas de los futuros del crudo también restaba presión sobre los activos de mayor riesgo.

Pero analistas se tornaban cada vez más cautelosos sobre cuán sostenibles son los precios del cobre, dada una menor demanda de China.

"El repunte del cobre es cada vez más difícil de justificar, a juzgar por los fundamentos. Las existencias de cobre de la LME (Bolsa de Metales de Londres) caen todos los días, pero los inventarios en China han subido más que la baja en la LME en los últimos cuatro meses, lo que sugiere que la demanda no es tan magnífica", añadió.

El cobre a tres meses en Londres subía a 8,645 dólares la tonelada desde los 8,536 dólares al cierre del lunes.

El cobre, que ha escalado cerca de 13% en lo que va de este año, más temprano anotó su mayor nivel desde el 10 de febrero, de 8,689 dólares.

China es el mayor consumidor mundial de metales y el año pasado representó casi 40% de la demanda de cobre refinado, pero su demanda ha sido lenta desde los feriados de fines de enero por la celebración del Año Nuevo Lunar.

En el frente económico, los nuevos pedidos de bienes duraderos en Estados Unidos anotaron en enero su peor caída en tres años, al desplomarse la demanda en forma generalizada, desde maquinaria hasta aviones, sugiriendo que la economía comenzó el nuevo año con más debilidad de lo esperado.

ros