Nueva York/Londres - El cobre subió este viernes junto con un alza del euro y se encaminó a su mayor ganancia semanal en un mes, aunque la cautela en torno a las perspectivas sobre el crecimiento económico y la demanda de China, el principal consumidor del metal, limitó un aumento aún mayor.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME) terminó la jornada en 8,530.50 dólares, frente al cierre del jueves de 8,390 dólares por tonelada.

En Nueva York, el cobre para marzo avanzó 5.70 centavos, o 1.5%, para cerrar en 3.8630 dólares por libra, tras operar entre 3.7825 y 3.8825 dólares.

El metal, usado en la energía y la construcción, ha aumentado más de 4% en lo que va de la semana, su mayor ascenso desde la última semana de enero, luego de un repunte de todas las materias primas que empezó el martes cuando Grecia se aseguró el segundo paquete de rescate.

El cobre ha crecido 11% en lo que va del año, aunque los inversionistas encuentran cada vez menos razones para extender el repunte, con una economía europea que se dirige hacia la recesión y la actividad manufacturera china en continuo retroceso.

En parte los incrementos han sido impulsados por las esperanzas de que la demanda de China, que consume 40% del cobre a nivel mundial, rebote tras los festivos por el año nuevo lunar que tuvieron lugar en enero. Pero la demanda del gigante asiático ha seguido floja, generando preocupaciones de que los precios puedan bajar.

"Hay mucha expectativa sobre una demanda inminente de China. (Pero) todavía no está claro que haya un repunte de la demanda desde fines del año nuevo, lo que es preocupante", dijo Nic Brown, responsable de análisis de materias primas de Natixis.

En tanto, el euro amplió una escalada a máximos de 10 semanas contra el dólar, debido a datos económicos en Alemania que fueron mejores de lo esperado el jueves.

Un débil dólar abarata el costo de las materias primas en la moneda norteamericana para los tenedores de otras unidades.

ros