Londres - El cobre extendió sus pérdidas este viernes bajo el peso de un dólar más fuerte, tras la divulgación de datos en Estados Unidos que mostraron que el mercado laboral en la mayor economía del mundo no se está recuperando lo suficientemente rápido, lo que se sumó a preocupaciones por una severa desaceleración en China.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por su sigla en inglés) cerró en 7,530 dólares por tonelada, desde 7,695 dólares al cierre de los negocios del jueves.

Esta semana, el metal cayó 2 por ciento.

El metal usado en proyectos de energía y construcción cayó a un mínimo de sesión de 7,559.75 dólares por tonelada poco después de que un informe mostró que los empleadores estadounidenses contrataron personal a un ritmo mínimo en junio.

El euro extendió sus pérdidas y cayó a un nuevo nivel mínimo en dos años frente al dólar, después de que el informe sobre empleo en Estados Unidos provocó una fuerte aversión al riesgo en los mercados y un movimiento hacia los activos seguros.

Una divisa estadounidense más fuerte encarece las materias primas en dólares, como los metales básicos, para los tenedores de otras monedas.

"El dato fue menor a lo esperado e hizo saltar al dólar, que colocó presión sobre los metales", comentó el consultor Gianclaudio Torlizzi, de T-commodity.

"Pero la caída podría durar poco, pues el dato no fue terrible. No fue lo suficientemente malo como para impulsar expectativas por un alivio monetario en Estados Unidos, pero no fue lo suficientemente bueno como para excluir eso completamente", agregó.

Sin embargo, el cobre ya estaba en terreno negativo antes de la divulgación del dato de empleo estadounidense, dado que los inversionistas estaban abrumados por las medidas de los bancos centrales de China, Gran Bretaña y la zona euro, que el jueves aliviaron sus respectivas políticas monetarias.

"La reducción de las tasas de interés en China provocó preocupaciones de que una serie de datos económicos que serán publicados la próxima semana puedan ser significativamente menores a lo esperado previamente", comentó Daniel Briesemann, un analista de Commerzbank.

"Uno podría argumentar que el Banco Central de China sabe algo que la gente no sabe y datos malos podrían aumentar los temores ante una dura caída en China", agregó.

Rob