El cobre cerró estable este viernes después de que datos económicos mixtos mostraron que la manufactura en Estados Unidos creció en junio, aunque hubo una desaceleración de la actividad fabril de China, el mayor consumidor de metales, lo que generó temores por la demanda.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres terminó en 9,435 dólares por tonelada, después de subir a su mayor nivel en dos meses el jueves luego de que Grecia aprobara un paquete de medidas de austeridad para salvar al país de la bancarrota.

El metal rojo terminó en 9,430 dólares por tonelada en la víspera.

"Son una serie de señales mixtas", dijo el analista Ed Meir, de MF global. "Los datos en Estados Unidos son bastante buenos, pero no sorprende mucho y las cifras de manufacturas de China probablemente son más importantes", agregó.

El oficial índice de gerentes de compra (PMI, por sus iniciales en inglés), diseñado para proveer un vistazo de las condiciones en el vasto sector manufacturero de China, cayó a 50.9 en junio, por debajo de las expectativas de una lectura de 51.3 y a la baja desde 52 en mayo, dijo el viernes la Federación China de Logística y Compra.

El ritmo de crecimiento del sector manufacturero de Estados Unidos creció en junio por primera vez en cuatro meses, una señal de optimismo para la vacilante economía del país, según un reporte de la industria divulgado este viernes.

La fortaleza del dólar contra una cesta de monedas también limitó las ganancias del cobre.

La divisa estadounidense amplió sus ganancias contra el yen y el euro tras datos sobre la actividad empresarial del sector manufacturero en Estados Unidos en junio.

El estaño operó en 25,650 dólares, desde 26,050 dólares al cierre del jueves.

El zinc terminó en 2,360 dólares, frente a 2,365 dólares.

El plomo cotizó en 2,674 dólares, contra 2,684 dólares.

El aluminio se transó en 2,503 dólares, comparado con 2,532 dólares.

El níquel se negoció en 23,000 dólares, respecto a 23,425 dólares.